En mil pedazos, tan previsible como anodina

La directora británica Sam Taylor-Johnson coloca delante de la cámara a su marido en lo que parece más un homenaje-oportunidad para lucirse éste, que un proyecto debidamente pensado. El cónyuge encarna a James Frey, un joven politoxicómano que ha tocado fondo e ingresa en un centro de desintoxicación: allí hay pocas pero estrictas reglas. Se puede ir cuando quiera, pero será expulsado si consume alcohol o drogas, o tiene relación con alguna mujer.  A partir de ahí se muestran las fases de rechazo y progresiva adaptación de este tipo nihilista…

Read More