Especial Woody Allen: La última noche de Boris Grushenko (1975)

Tras el viaje al futuro que supuso El dormilón Woody Allen se planteó varias opciones para su siguiente película (como terminaría siendo habitual en su carrera). Al final se decidió por una ambiciosa comedia situada en la Rusia napoleónica y que parodiaría a grandes escritores como Dostoyevski y Tolstoi. Desde entonces la parodia de grandes obras de la alta cultura se convertiría en marca habitual en el cine de Woody Allen: ya habíamos visto ramalazos en Sueños de un seductor, Todo lo que quiso saber sobre el sexo y El…

Leer más...