Un dios salvaje, divertida y surreal tristeza

No es la primera vez que Polanski se impone el reto de encerrarse entre cuatro paredes. En 1994 ya adaptó una pieza teatral de Ariel Dorfman, La muerte y la doncella, y tres de sus más famosas películas (Repulsión, La semilla del diablo y El quimérico inquilino) conforman la llamada Trilogía del Apartamento por la constricción del espacio escénico. Incluso en su anterior película, la sobrevalorada El escritor, el personaje de Ewan McGregor estaba encerrado en una isla. Irónicamente Polanski preparó esta película durante su arresto domiciliario en Suiza lo…

Leer más...