Corazones de acero (Fury), en la mezcla está la cosa

Todo está inventado. No lo digo yo, bueno en este caso sí, pero es más que un hecho (It’s a fact que dirían los poseedores del B2) que Hollywood cada vez está más necesitada de buenas ideas, o al menos más arriesgadas en el planteamiento de su cine. A medio camino entre el riesgo y la monotonía surge Corazones de acero (si sigues teniendo el B2 puedes llamarla Fury y no hablemos más de la espeluznante traducción que han hecho de la película) una película que nos devuelve a Brad Pitt…

Leer más...