Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso, cine familiar fetén

¿Conocéis esa sensación que tiene lugar en toda película que se precie? Ya sabes, esa dónde se pronuncia el nombre de la película y un ‘BUM’ invisible suena en tu cabeza, como si una explosión en forma de hongo cubriera todos los recovecos de tu cerebro al ritmo del gansta-rap de los noventa más oscuro. Pues eso ocurre varias veces a lo largo de los 80 minutos de Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso (a partir de ahora: Alexander, la película o el film, no pretendas que pueda…

Read More