Festival de Málaga 2017: Inauguración, EL BAR

La carrera de Alex de la Iglesia ha llegado a un punto de no retorno en el que al igual que esperamos sus películas con interés, acabamos sufriendo una decepción continua. Quizás esperemos demasiado del director vasco y tengamos que asumir que la época gloriosa acabó en el 2000 con La comunidad, y que solo ha tenido ciertos ramalazos de luz con Balada triste de trompeta y Las brujas de Zugarramurdi. Con El bar de la Iglesia vuelve a transitar caminos ya conocidos en la construcción: un retrato coral como…

Leer más...