Star Wars: el ascenso de Skywalker, la vuelta al orden

No quiero dejar de comentar una estrategia narrativa de la película que me resultó especialmente molesta y es el hecho de la irreversibilidad de numerosos momentos dramáticos: hasta cinco personajes (Chewbacca, Rey, Kylo Ren, C3PO y Zorii) mueren, aparentemente, en pantalla para pocos minutos después resucitar por arte del azar o la fuerza, eso sin contar al Emperador Palpatine que vive por obra y gracia de unas líneas de diálogo de una de las mejores escenas de George Lucas. Esto, unido al uso continuo de las casualidades, los encuentros fortuitos en una galaxia de casi infinitas dimensiones y el regreso de Han Solo para decir I know, no hacen más que banalizar una saga que debe dejar de mirar al pasado si quiere tener un futuro.