Soy el número cuatro, y para de contar

Un joven extraterrestre empieza a descubrir sus superpoderes mientras huye de otros aliens que quieren cargarse a todos los de su especie. Él y su padre adoptivo, que ejerce las labores de cuidador, se refugian en un pequeño pueblo, porque en Estados Unidos todos los pueblos son pequeños. Allí el chaval va al instituto y como es el nuevo pues se meten un poquito con él y empieza a llamar la atención. Además se encoña de la guapa, que además es lista porque hace fotos y tiene unos padres muy guays. A ella también empieza a gustarle él porque es así como muy misterioso. Al final llegan los aliens malos y la lían parda en el pueblo. Por cierto, él es el cuatro porque había tres extraterrestres antes que él que habían muerto a manos de los aliens malos. Esto también quiere decir que hay más extraterrestres, es decir, cinco, seis, siete…

Que conste que no os he metido ningún spoiler pero es que esta película ya os la sabéis de memoria. Lo del nuevo del instituto forma parte de nuestra existencia, lo de los malotes abusones lo hemos sufrido todos y lo del amor imposible e intenso forma parte del pan nuestro de cada día. Es divertido ver Soy el número cuatro con el objetivo de ver cuantas de nuestras expectativas como guionistas se ven cumplidas. Y lo más probable es que sean casi todas.

Todo está tan bien formulado que se deja ver como el que mira la lavadora y sabe que al final vendrá el centrifugado. Porque es lo que pasa aquí. Lo divertido viene al final cuando los aliens malos la lían parda en el pueblo. Los últimos 25 minutos de Soy el número cuatro son de lo más absurdo, gracioso y descerebrado que se puede echar uno a la cara. Aquí si que no os voy a contar nada, dejo que lo veáis por vosotros mismos.

Las referencias son incontables pero está claro que aquí todo el mundo tenía puesto el ojo en la saga Crepúsculo. En esto se queda la película, en una especie de versión vitaminada de lo de los vampiros: más acción, más efectos especiales y más estruendo. Eso si, un poco menos moña y más varonil que para eso está Michael Bay produciendo. Informándome un poco, leo que esto está basado en una novela que ha sido todo un superventas en Estados Unidos. En principio, tienen planeado una serie de seis libros. ¿Os suena? Como el éxito ha sido más bien moderado pues no sabemos si veremos Soy el número cinco. Y os podéis ahorrar el chistecito.