Skin, la piel (neonazi) que habito

El proceso de desenganche de un grupo neonazi ha sido tratado ya en el séptimo arte en algunas ocasiones, aunque sean pocas las que hayan perdurado en la mente del adicto a la gran pantalla. Quizá una de las más recordadas sea American History  X, la historia de un violento joven de ultraderecha que acaba renegando de sus ideales políticos. Aquella cinta se beneficiaba de la poderosa interpretación de Edward Norton, aunque se resentía del esteticismo de videoclip que le imprimía al conjunto el director Tony Kaye. El cine español también ha abordado el asunto en largometrajes como Alacrán enamorado, filme de Santiago Zannou donde un chico encontraba su puerta de salida a un grupo xenófobo a través del boxeo y la relación sentimental con una joven no precisamente aria. Skin podría encuadrarse dentro de este subgénero de jóvenes ultraderechistas que quieren abandonar las bandas violentas de las que forman parte.

Skin con Jamie Bell

Guy Nattiv, director y guionista, establece en Skin un vinculo entre las dolorosas operaciones que se somete su protagonista para eliminar de su rostro y cuerpo los símbolos neonazis y el gradual proceso de alejamiento de aquellos que le acogieron cuando era un joven desarraigado y se convirtieron en su particular familia. El realizador, que ganó el premio Óscar con un corto de ficción que se titula igual que este largometraje, trata de explicarnos a través de esta historia basada en hechos reales qué lleva a muchos chicos blancos y pobres a unirse a este tipo de formaciones. El deseo de encontrar un particular hogar y sentirse llamados para una causa que ellos creen erróneamente importante son las motivaciones que utilizan los adultos para utilizarlos como asesinos de extranjeros y minorías. 

Como ocurre con el protagonista, es precisamente en el momento que alguno de sus miembros intenta formar su propia familia cuando se comienzan a resquebrajar las convicciones y se inicia el proceso de separación, que algunos casos puede ser peligroso para el converso. 

Hay muy buenas intenciones en la película de Nattiv, pero también una excesiva corrección que nunca logra que lo mostrado tenga la fuerza que debiera y, por otra parte, el guion cae en algunas reiteraciones que dan como resultado un trabajo desigual. 

Skin con Jamie Bell

No obstante, la buena labor de todo el reparto consigue que el conjunto se sostenga. Jamie Bell refleja perfectamente el proceso de cambio del protagonista, mientras la siempre estupenda Vera Farmiga, en la piel de la mujer  que ejerce de madre adoptiva de los neonazis, sabe imprimir al personaje los necesarios claroscuros. Lo mismo se puede decir de Danielle MacDonald, que aporta sensibilidad y ternura a esa progenitora capaz de poner en peligro a su propia familia para conseguir que el hombre que ama rompa el poderoso vínculo con su particular secta. 

Skin (Guy Nattiv, 2019) ⭐️⭐️½

Skin (2018) Biography, Crime, Drama | 1h 58min | 26 July 2019 (USA) 7.3
Director: Guy NattivWriters: Guy NattivStars: Jamie Bell, Danielle Macdonald, Daniel HenshallSummary: Based on the 2012 MSNBC documentary, Bryon Widner was one of the FBI's most sought after white supremacists. Covered in racist tattoos from head to toe that he earned performing hate crimes, he conducts a destructive life and is headed down the path of no return. When he meets Julie and her three young daughters from previous relationships, the responsibilities of fatherhood give him the desire to leave the movement behind. He endures death threats and harassment from his old gang while attempting to turn his life around. With the help of the FBI and SPLC, he undergoes 25 brutal tattoo removal surgeries in exchange for decoding the tattoos covering his body, which culminates in the arrest and conviction of his former gang. Written by Guy Nattiv

Photos


See all photos >>