Festival de Sitges 2018: OVERLORD de Julius Avery

Overlord era el más esperado del festival de Sitges. No es para menos teniendo en cuenta que detrás del film estaba moviendo los hilos J.J. Abrams como productor y que tuvo el detalle de realizar un de presentación para los espectadores de Sitges. En su momento se llegó a sospechar que Overlord iba a ser otra secuela de Cloverfield pero el rumor se desvaneció cuando se presentó como lo que realmente era: una película bélica hibridada con el género de terror.

Overlord

El film nos desplaza hasta la Segunda Guerra Mundial cuando un grupo de militares estadounidenses aterriza en la Francia ocupada para derribar un puesto clave de la nazi. Al llegar al pueblo donde está la antena que deben destruir los soldados acaban encontrándose con un laboratorio en el que los nazis experimentan para crear humanos invencibles como máquinas salvajes para matar. Overlord comienza con uno de los mejores inicios de una película de que se puedan recordar de los últimos años. Varios soldados estadounidenses se encuentran metidos en un avión mientras se adentran en territorio enemigo. Las balas, las bolas de fuego y las explosiones arremeten duramente contra los aviones, que van cayendo como moscas. Estos quince minutos recuerdan a la maravillosa secuencia de tormenta de arena de Mad Max: Fury Road pero con aviones en vez de coches y el cielo nublado en vez del desierto árido. Una vez aterrizan los soldados, o lo poco que queda de ellos, empieza una película que se instaura más en el género de los mad doctors (en muchos momentos recuerda a La cura del bienestar) y los que en el tono puramente bélico. Sin embargo es muy interesante como este está trabajado de fondo todo el tiempo adornando la función de balas y explosiones.

Overlord es una película donde la constante y desenfrenada está en la orden del día y donde no se le deja prácticamente al espectador ni parpadear ni relajarse. No es una obra que vaya a contarnos cosas excesivamente novedosas y originales pero que sí va a mantenernos en vilo durante prácticamente dos horas. Su principal acierto está en combinar de manera sólida diferentes elementos que a priori no suelen ir juntos como la guerra y los monstruos. La factura de la película y como ha sido trabajada la sitúan como uno de los blockbusters más interesantes que llegará a nuestra cartelera.

[amazon_link asins=’0857864777,844500283X,1496820428,8416217491′ template=’ProductCarousel’ store=’cinenser-21′ marketplace=’ES’ link_id=’e1336230-d042-11e8-871a-4ba99449202e’]

Deja un comentario

You May Also Like

Maniac, mal rollo con mucho estilo

Cuando vi que Maniac había sido seleccionada para el pasado Festival de Sitges me llamó mucho la atención el proyecto. Estamos hablando de un remake de una película de 1980…
Ver entrada

SEFF’17 Sección Oficial: TIERRA FIRME

Vivimos tiempos en los que las relaciones interpersonales y la definición de lo que es (y no) el género como constructo social se encuentran en constante metamorfosis. Y Tierra Firme…
Ver entrada

Festival de Sevilla: Saint Laurent, brillante y desmedida decadencia

Saint Laurent de Bertrand Bonello viene precedida por la inevitable, y un tanto absurda, condición de película no-oficial, tras la académica Yves Saint-Laurent, que sí contó con la bendición de Pierre Berger,…
Ver entrada