Sitges 2016: THE MERMAID, humor salvaje entre sirenas

Tras recaudar 550 millones de euros en China y convertirse en la película más taquillera de la historia de China, The mermaid llegaba a Sitges con una gran carta de presentación. Stephen Chow, director de probablemente las películas asiáticas más surrealistas entre las que destaca Kung Fu Sion, ha logrado seducir a millones de espectadores con su última obra gracias a su particular uso del humor.

the mermaid stephen chow

The mermaid narra la historia de un grupo de sirenas cuya vida corre peligro a causa de la experimentación con un sonar de una empresa millonaria. Para conseguir sobrevivir elaboran un plan en el que una de las sirenas saldrá al mundo exterior para seducir al líder de la empresa y conseguir matarlo. La premisa es alocada pero no captura ni la décima parte de la atmosfera insólita que envuelve la película.

Cada uno de los personajes es tremendamente excéntrico y singular, las escenas se desenvuelven como perfectos sketches ejecutados, y los giros de guion aun siendo previsibles contentan al espectador. Uno puede entender pues cómo la película sin ser una ha conseguido atraer en masa a tanta audiencia. Ahora solo queda esperar que triunfe fuera del gigante país asiático y llegue a igualar el éxito en occidente.

Deja un comentario

You May Also Like

Marco Macaco y los primates del Caribe, el poder surrealista de la animación

Resulta bastante difícil analizar y valorar una película cuyo target objetivo ronda entre los tres y diez años. ¿La obra debe ser entendida y cuestionada desde la perspectiva de este…
Ver entrada

Festival de Sevilla, Selección EFA: TONI ERDMANN, la felicidad del payaso triste

Lo que más se agradece de Toni Erdmann es que nunca sabes por dónde va a salir, es tan impredecible como absurda, es drama y es comedia, es triste, es…
Ver entrada

The Skeleton Twins, tristeza, depresión y sentido del humor

Desde los tiempos de Chaplin los actores cómicos han supuesto una de las mejores armas que el drama ha encontrado. Ante ellos bajamos la guardia y, conocedores de que estos intérpretes tienen su fuerte en la comedia, confiamos, inocentes, en que no nos harán llorar, ni nos proporcionarán un atisbo de tristeza. Desde el cine mudo hasta llegar a Jim Carrey, pasando por el imprescindible Jack Lemmon, los cómicos han encerrado siempre ese poso del payaso triste que nos hace esbozar una sonrisa mientras nos mira con una angustia existencial desoladora.
Ver entrada