Sitges 2016: COMANCHERÍA (HELL OR HIGH WATER), búsqueda y captura

David Mackenzie ya despuntó en 2014 en con Convicto (Starred up) un que desarrollaba un conflicto paternofilial en el interior de una cárcel. La película funcionaba perfectamente ya que Mackenzie tuvo la habilidad de desarrollar un conflicto aparentemente nimio engrandeciéndolo a través de las oportunidades que le ofrecía un espacio tan concreto como una prisión. Precisamente, una de las claves que hacen de Comanchería (Hell or high water), una de las mejores películas hasta el momento del festival, es la perfecta imbricación entre personajes y espacio.

Comanchería

Dos hermanos de Texas deciden empezar una ruta de robos a bancos por pequeños pueblos de los alrededores. Paralelamente, dos agentes de policía emprenden la búsqueda y captura de los criminales. Aparentemente la premisa inicial de la película no nos ofrece algo innovador o nunca visto en la gran pantalla. Pero la clave del éxito de Comanchería (Hell or high water) no es lo que cuenta sino cómo lo cuenta, y es aquí donde tiene una importancia vital el lugar donde se desarrollan los hechos. El de Texas está perfectamente incorporado en el carácter de los personajes, todos ellos se comportan de forma calmada porque están en su casa y controlan lo que están haciendo. Desde los criminales que roban con cierta comodidad hasta los agentes veteranos que siguen sus instintos sin estresarse.

El temple con el que se desenvuelven los cuatro personajes acaba estallando con al final y ambas partes pierden algo por el camino. Comanchería (Hell or high water) deja con un sabor de boca agridulce pero con muy buenas sensaciones al espectador, gracias al guion y la magnifica interpretación que hacen de este tanto sus actores (sobre todo y Chris Pine, ambos en un papel muy crepusucular) como su director.

2 comments

Deja un comentario

You May Also Like

Paul, desilusión y sonrisas

Para la gran mayoría de la gente, que no está muy interesada en el mundo del cine pero que le gusta disfrutar de una película de vez en cuando, ver…
Ver entrada

Festival de Málaga 2018: OJOS DE MADERA, la dicotomía del pastiche

Siempre hemos mirado con un aire despectivo al pastiche. A fin de cuentas, es una amalgama de cosas que crean otra nueva, una suerte de Frankenstein del arte. En nuestra absurda…
Ver entrada

Indiana Jones, disfrutando del cine como niños con Phenomena Experience

Pocas veces uno puede sentir palpable en el ambiente la pasión por el cine cómo se sintió el pasado viernes en Barcelona. Phenomena Expierence, la iniciativa que no deja de…
Ver entrada