Sitges 2015: The final girls, metaslasher

Ya en 1924 Buster Keaton tuvo la gran idea de jugar con el concepto de metacinematografía, la reflexión sobre el cine a través del cine, con su film El moderno Sherlock Holmes. La forma más explícita de tratar este tema es a través de un personaje protagonista que se introduce en otra película dentro de la película. Keaton fue el pioenero en este sentido, pero esta idea se ha ido reproduciéndo a lo largo de los años con mucha frecuencia y el hecho de que los personajes traspasen la propia pantalla y sean conscientes de que están en una película nunca ha dejado de fascinarnos. Pero en muy pocas ocasiones estas obras llegan a aprovechar del todo su capacidad de analizar y descubrir los códigos cinematográficos a los que están sometidos. The final girls es una de las mejores excepciones ya que a través de la selección de un subgénero tan específico y con unos códigos tan claros como es el slasher, consigue introducir una capa que reflexiona sobre el funcionamiento del cine.

The final girls

Años después de la trágica muerte de su madre, Max decide participar en un acto en el que se celebra su carrera como actriz y se proyecta su película más importante. Esta película se trata nada más y nada menos que de un totalmente casposo. Durante la proyección de la película se produce un incendio y para huir de él Max y sus amigos traspasan la pantalla del cine. Por arte de magia aparecen en la película proyectada condicionando la evolución de esta. Para sobrevivir deberán enfrentarse al asesino en serie del film mientras Max intenta aprovechar la oportunidad de volver a reencontrarse con su madre. The final girls desenmascara todo el dispositivo del que parten los y lo a la perfección. Pero se centra demasiado en este aspecto y se olvida de desarrollar un conflicto menos evidente y que sorprenda al espectador. Aun así como película de humor funciona y como experimento cinematográfico (pese a tener una voluntad claramente comercial) también.

2 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Americana Film Fest 2020: “Honey Boy”, más Shia

Lejos de dejar de fascinarnos parece que Shia LaBeouf tiene muchas sorpresas que regalarnos. La última de ellas no es una performance en la que ve toda su filmografía de…
Ver entrada

La Jungla 3: La Venganza, verano en la ciudad

Estaba claro que tras la cierta falta de originalidad de La Jungla 2 había que buscar un reto aun mayor para el amigo McClane. Y que mejor que trasladar la…
Ver entrada

Festival de Málaga: No llores, vuela

Una norteamericana, un irlandés y una francesa protagonizan una película escrita y dirigida por una peruana y hablada en inglés. Este largometraje sirve para inaugurar el Festival de Cine Español de Málaga, porque hay varios productores españoles implicados en el tema. Lo sé, esto empieza como un chiste malo, pero es que ha sido difícil intentar empezar esta crítica sin mencionar la escasa condición española de No llores, vuela. Entiendo que la elección de esta película tenga la intención de atraer las miradas hacia el festival con una producción compuesta por actores internacionales (que por cierto no han venido a presentar la película). Pero opino que lo deseable hubiese sido compensar y dar aire a alguna otra película más necesitada de focos, sobre todo cuando la clausura también estará protagonizada por el idioma de Robert Duvall. Pero bueno, vayamos a la película.
Ver entrada