Sitges 2015: I am a hero, zombis, sangre y humor

am a hero es una película concebida única y exclusivamente para entretener y divertir al espectador. Probablemente por esta razón se ha alzado con el premio del público en el de Sitges. Pese a su voluntad comercial, hay que reconocer que am a hero es una obra bien construida visualmente y probablemente el mejor film de zombis dentro de la sección oficial del certamen. Sin reinventar los códigos o la estructura de este tipo de películas, el film tiene secuencias memorables dignas de recordar. La mejor de ellas sucede en el primer momento en que vemos varios zombis infectando a humanos, en la fase de inicial de la epidemia donde reina el caos y el estrés. Para este momento se eligen planos secuencia largos en una localización muy peculiar pese a desarrollarse la historia en Japón. Se trata de una zona urbana, de ancha carretera, con bullicio de personas pero sin los grandes rascacielos característicos del país nipón. En ella la atmósfera de libertad y vacío es contrastada con la tensión de los ataques de los infectados.

I am a hero

am a hero destaca por la buena cohesión y disposición del humor imbricado con la situación dramática/terrorífica. Es una obra que divierte más que horroriza y que recurre constantemente (a través de sus buenos efectos visuales) a complacer el espectador que busca sangre a borbotones y muertes constantes. Pero desde un análisis más profundo am a hero se centra demasiado en su aspecto formal y desarrolla muy poco su discurso. De hecho, la segunda parte del film se desarrolla en un centro comercial y es clara la inspiración en El de los muertos vivientes. Ni si quiera acaba de desarrollar sus  detalles más originales, como la creación de un personaje híbrido entre zombi y humano que pese a ser protagonista nunca se acaba de desarrollar.

2 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Cobain: Montage of Heck, la persona detrás del mito

Los ejecutivos cuarentones que dominan la industria cinematográfica están de enhorabuena, y con ellos los espectadores que coinciden en generación. Ha llegado el momento de reivindicar aquella época en la…
Ver entrada

Camille Claudel 1915, la genialidad del loco

Bruno Dumont es un director que no trabaja con actores profesionales, tampoco con un guión al uso, su cine no es fácil de digerir. Por eso que colabore por primera…
Ver entrada

La pantalla herida, medicina para los necios

La pantalla herida es, y aún a riesgo de parecer que estoy en posesión de la verdad absoluta, el mejor documental sobre cine español que se ha hecho. Es cuanto…
Ver entrada