Es evidente el impacto que tiene la como tema recurrente en las producciones asiáticas contemporáneas. Ya sea en Japón, China o Corea, la sangre y los golpes son motivos repetidos una y otra vez en los films que proliferan en estos países. The target, del director Chang, no es una excepción. Pero, pese a ser un elemento constante durante toda la obra, la tiene un papel secundario, ya que no es del todo metafórica, es gratuita.

El argumento de la obra es muy vago. Es una historia difícil de resumir que mezcla venganza, cine policiaco, de gángsters y la temática que a mi parecer es la más relevante: la corrupción. Ese es el punto más potente de la película.  Entre las risas que pueden surgir del patetismo y el cutrerío de los coreanos y más allá de los disparos y los puñetazos, The target lanza una dura al sistema político y policial de su país. Una critica extrapolable a muchísimos piases del mundo. De forma cómica se cuela un mensaje social y nos revela, como muchas otras películas y series de televisión lo han hecho, que hasta el más malo de los corruptos tiene otro gran corrupto que lo controla.

The target

Pero la oculta en la película no arregla demasiado su calidad. El argumento sin chicha y la sin un claro pretexto anulan toda función social de la obra. Eso sí, siempre nos quedará la posibilidad de disfrutar de la gratuita y el humor tan singular de los coreanos.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Emperador, Matthew Fox en busca de la verdad

Los norteamericanos tienen una obsesión por los conflictos bélicos y por el papel que su país toma en cada contienda. El ataque a Pearl Harbor el 7 de diciembre de…
Ver entrada

Antes del frío invierno, narración cinematográfica

El nuevo trabajo del novelista convertido en director Philippe Claudel denota tintes de cineasta novel cuyo futuro en el séptimo arte puede ser más que satisfactorio. Pero lo más probable…
Ver entrada

Asalto al poder, destrozar Washington puede ser divertido

Hay que reconocerle a Roland Emmerich el mérito. Que vayas a los estudios de Hollywood con una idea descabellada una detrás de otra y que éstos te la financien así…
Ver entrada