Es evidente el impacto que tiene la como tema recurrente en las producciones asiáticas contemporáneas. Ya sea en Japón, China o Corea, la sangre y los golpes son motivos repetidos una y otra vez en los films que proliferan en estos países. The target, del director Chang, no es una excepción. Pero, pese a ser un elemento constante durante toda la obra, la tiene un papel secundario, ya que no es del todo metafórica, es gratuita.

El argumento de la obra es muy vago. Es una historia difícil de resumir que mezcla venganza, cine policiaco, de gángsters y la temática que a mi parecer es la más relevante: la corrupción. Ese es el punto más potente de la película.  Entre las risas que pueden surgir del patetismo y el cutrerío de los coreanos y más allá de los disparos y los puñetazos, The target lanza una dura al sistema político y policial de su país. Una critica extrapolable a muchísimos piases del mundo. De forma cómica se cuela un mensaje social y nos revela, como muchas otras películas y series de televisión lo han hecho, que hasta el más malo de los corruptos tiene otro gran corrupto que lo controla.

The target

Pero la oculta en la película no arregla demasiado su calidad. El argumento sin chicha y la sin un claro pretexto anulan toda función social de la obra. Eso sí, siempre nos quedará la posibilidad de disfrutar de la gratuita y el humor tan singular de los coreanos.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

El reverendo, diario de un cura estadounidense

El realizador y guionista Paul Schrader ha desarrollado una carrera irregular donde se alternan películas personales y logradas con otras fallidas o de encargo donde no ha brillado su talento.…
Ver entrada

Qué difícil es ser un dios, la tiranía de la divinidad

No cabe ninguna duda de que en el momento que mencionamos las palabras “ciencia ficción rusa” lo más habitual es que los títulos Solaris y Stalker se nos vengan a…
Ver entrada

Festival de San Sebastián 2018 (Sección Oficial/Perlas): «Yuli», «Beautiful Boy» y «Girl»

No podía durar el buen tiempo en San Sebastián, y la capital donostiarra nos ha regalado un par de lloviznas con sirimiri que molestan tan poco como Beautiful boy, pero…
Ver entrada