Si se le pregunta al espectador que acaba de ver La distancia sin haberse leído antes la ficha técnica, de que país cree que es el director de la película, probablemente España sea la última de sus respuestas. Sergio Caballero elabora una película nada convencional, que no se ajusta al canon que impera en la mayoría de película españolas. La obra, muy experimental, parece una combinación del estilo de Tarkovsky y el de Béla Tarr en clave de humor.

La película transcurre en Siberia y gira alrededor de tres enanos con poderes sobrenaturales que han de robar algo llamado La distancia. Pero Caballero deja de lado el argumento para centrarse en la imagen y en la forma. Lo onírico y lo absurdo son dos de los elementos más buscados y los dominadores de la narración. La distancia no es una película que se haya de entender, es una película creada para ser admirada, para dejarse llevar por la hermosa fotografía, por los planos estáticos y lentos cuidadosamente colocados, por los elementos puramente estéticos primero y después por aquello que se explica. Es necesario atender primero a la poética de la imagen para después interpretar su significado.

La distancia

He de admitir que La distancia no es una película fácil de ver, no está preparada para aquel público que busque entretenimiento, requiere concentración. Muchas la catalogaran de aburrida y vacía de significado, pero a mí me ha convencido y me ha parecido una gran iniciativa innovadora.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Mi amor, recuerdos con sentimiento

Las relaciones de pareja son complicadas. Si ceden los dos todo es mucho más sencillo, si uno se hace el remolón y no accede a nada entonces es que algo…
Ver entrada

13 minutos para matar a Hitler, un plan imperfecto

Adolf Hitler fue víctima de numerosos atentados durante su mandato en la Alemania nazi que pretendían acabar con su vida. Como ya sabemos ninguno de ellos llegó a buen puerto…
Ver entrada

Festival de Sevilla 2018: «Ray & Liz» de Richard Billingham

Richard Billingham fue un día, como todos nosotros, un niño. Pero tuvo la mala suerte de nacer en un momento de la historia en el que el neoliberalismo más atroz…
Ver entrada