Si se le pregunta al espectador que acaba de ver La distancia sin haberse leído antes la ficha técnica, de que país cree que es el director de la película, probablemente España sea la última de sus respuestas. Sergio Caballero elabora una película nada convencional, que no se ajusta al canon que impera en la mayoría de película españolas. La obra, muy experimental, parece una combinación del estilo de Tarkovsky y el de Béla Tarr en clave de humor.

La película transcurre en Siberia y gira alrededor de tres enanos con poderes sobrenaturales que han de robar algo llamado La distancia. Pero Caballero deja de lado el argumento para centrarse en la imagen y en la forma. Lo onírico y lo absurdo son dos de los elementos más buscados y los dominadores de la narración. La distancia no es una película que se haya de entender, es una película creada para ser admirada, para dejarse llevar por la hermosa fotografía, por los planos estáticos y lentos cuidadosamente colocados, por los elementos puramente estéticos primero y después por aquello que se explica. Es necesario atender primero a la poética de la imagen para después interpretar su significado.

La distancia

He de admitir que La distancia no es una película fácil de ver, no está preparada para aquel público que busque entretenimiento, requiere concentración. Muchas la catalogaran de aburrida y vacía de significado, pero a mí me ha convencido y me ha parecido una gran iniciativa innovadora.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Posesión Infernal, mortalmente divertida

A finales de los 70 y principio de los 80 el cine de terror vivía un momento de esplendor un poco raro. Una mezcla de seriedad salvaje se había impuesto…
Ver entrada

Atlántida Film Fest: Fort Buchanan, entre el verbo y la carne

Durante un año diversos personajes esperan. Ven pasar el tiempo en Fort Buchanan mientras sus parejas, soldados del ejército, se encuentran de misión en el extranjero. Durante poco más de…
Ver entrada

Una semana en Córcega, la inmadura crisis de los cuarenta

¡Cómo me gusta Vincent Cassel! ¡Qué suerte tienen en el país vecino de contar con un actor tan polifacético y sobresaliente como el francés! Da igual que haga de malo…
Ver entrada