Sitges 2014: Filth, otra nueva mirada a la corrupción

Como ya he dicho en otros posts, este año la programación de Sitges ha estado plagada de películas que tratan el tema de la corrupción, y en concreto, la corrupción en el mundo policíaco. Filth, el film de Jon S. Baird, basado en la novela de Irvine Welsh, quizás es la mejor muestra de este tipo de películas que nos ha dejado Sitges. Es una obra que se olvida de centrarse en el tema de la corrupción, y solo la utilizas como recurso para definir a un protagonista, el sargento Bruce Robertson.

Robertson es un personaje pasado de vueltas mil veces. Prepotente, misógino, maleducado, drogadicto, cínico, pervertido… Se me ocurren mil adjetivos malos que encajan en la personalidad del protagonista. Su extravagancia y el hecho de estar interpretado por un increíble James McAvoy, hacen que Robertson sea sin duda el elemento más fuerte e interesante de la película. Pese a tratar temas muy serios y dramáticos, Filth es una comedia pura y dura. Nos reímos del patetismo y la hipocresía del protagonista, de la forma con la que trata a las personas, de sus intentos por conseguir un ascenso y de su progresivo declive.

Filth

El montaje de la película es dinámico acorde con la rapidez del transcurso de la obra, la dirección y la fotografía encajan muy bien con el mensaje que transmite y la elección del reparto es muy acertada. Filth es una película divertida, que oculta muy débil y sutilmente, una crítica al sistema corrupto político y policíaco. Pero eso no es lo importante en el film, lo importante es divertirse gracias al inconmensurable protagonista y a su historia dinámica, atrevida y muy entretenida.

Deja un comentario

You May Also Like

Veronica Mars, hace mucho tiempo solíamos ser amigos

Es difícil acercarse a Veronica Mars y prestar atención sólo a la película, merced al apriorismo que la acompaña. Podemos hablar de ella como una crítica más a la falta…
Ver entrada

My own man, el hombre que hay en mí

Bob Dylan con The man in me al inicio de El Gran Lebowski ya lo dijo, el hombre que hay en mí puede hacer cualquier cosa; y aunque tras esas…
Ver entrada

El día del espectador : El Gran Halcón (1991)

Hubo una época en la que Bruce Willis podía hacer lo que quisiera y que con toda probabilidad nunca nadie le diría: eso no. Tener éxito comercial es el pasaporte…
Ver entrada