Siempre Alice

Siempre Alice, el Alzheimer más humano

Siempre Alice es una película no recomendada para aquellas personas “sensibles” que convivan o tengan un enfermo de Alzheimer cercano en sus vidas. No es precisamente una obra que ayude a superar ni mucho menos la enfermedad. Su principal propósito es mostrar cómo afecta el Alzheimer a la persona que lo padece, desde un punto de vista más íntimo y subjetivo. Siempre Alice pone sobre la mesa otras cuestiones interesantes que otras películas que giraban en torno al mismo tema no han sabido profundizar y analizar con detenimiento.

De entrada, el tipo de Alzheimer que sufre Alice, la protagonista de la película, es inusual, aparece a temprana edad y es hereditario. La preocupación de una madre y el sentimiento de culpabilidad por la posibilidad de trasladar la enfermedad a sus hijos, es uno de los momentos más dramáticos de la obra y que a mi parecer, se deja de lado y se olvida demasiado pronto.

Siempre Alice

Es muy interesante como durante buena parte del metraje la película se centra en Alice, en cómo va olvidándose de pequeños detalles, de palabras, de citas, de acontecimiento… notando su frustración e impotencia. Pero a medida que la obra avanza, el protagonismo de Alice va desapareciendo, sobre todo al final de la película cuando el Alzheimer se apodera de su mente, y la obra se centra en la que se hará cargo de ella. Precisamente dentro de la familia habrá diferentes actitudes, aquellos que intenten o no puedan estar junto a Alice y aquellos que lo dejen todo por ella, como en el caso de su hija, que pese a ser la más conflictiva, en el fondo es la que más le quiere.

El papel de la protagonista parece estar hecho a medida para Julianne Moore, pese a no ser la mejor interpretación de su carrera (de hecho en Maps to the stars de Cronenberg está tremendamente mejor), es evidente que existen pocas actrices en el mundo capaces de interpretar a Alice como lo hace ella. No es de extrañar pues, que se haya llevado el Globo de a mejor actriz con esta película. eclipsa por completo a los demás actores protagonistas. Alec Baldwin y Kirsten Stewart (resulta un poco irónico que en la película quiera ser actriz), son simplemente dos pequeñas piezas que hacen girar a Alice, el principal engranaje de la película.

Siempre Alice

¿Siempre Alice ayudará al espectador a conocer algo más sobre el Alzheimer? Si ese es el propósito del espectador puede quedarse en casa. Lo que aprenderá es a entender la evolución y la frustración que conlleva esta enfermedad. Y pese a estar lleno de clichés le resultará creíble, ya que prácticamente todo lo que hace resulta no solamente creíble, sino también, extremadamente humano.

https://www..com/watch?v=Q36hjDWewGk

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

The artist, el milagro del cine

¿Una película muda y en blanco y negro en pleno 2011 puede convertirse en la sensación del año? Pues parece que eso es lo que está pasando con The artist.…
Ver entrada

Fast & Furious 8: la familia se resiente

No hay que ser un erudito en el tema para saber de qué va la saga que empezó llamándose A todo gas y que a día de hoy a la…
Ver entrada

Sitges 2017: TOKYO VAMPIRE HOTEL, oda al despropósito y la sangre

Cuando Amazon Japón dio la noticia de que iba desarrollar Tokyo Vampire Hotel, una serie dirigida por Sion Sono, una mezcla de sensaciones invadió a sus fans. Por un lado…
Ver entrada