Cuatro días experimentando en (S8) Mostra de Cinema Periférico de A Coruña (I)

El  de A Coruña es claramente una rara avis dentro del panorama festivalero español. Por un lado, al ser una muestra, más que un de cine, carece de sección a competición con lo no suele suscitar la atención de los medios que buscan la encarnizada búsqueda de un ganador y protestar porque no es el que ellos querían; por otra parte, los nombres que la muestra trae personalmente no son atrayentes para las cabeceras poco formadas; por último, sus programación se basa en una mezcla de reivindicación de los formatos, con proyecciones en 8 y 16 mm., la recuperación de artistas del y primitivo, y la puesta en primera plana de los directores del presente y el futuro.

Celebrado desde el pasado 1 al 5 de junio, tuvimos la oportunidad de acudir unos días, menos de los que nos hubiese gustado, y contemplar lo que el y el pasado tiene que ofrecernos.

THE ART OF VISION. STAN BRAKHAGEart of vision brakhage

Cuando le dices a alguien que te vas a meter en una proyección de que dura cuatro horas y cuarto sueles recibir una mueca de sorpresa seguida de una mirada de incredulidad. Puedes explicar que el tiempo es algo subjetivo, que todo es una cuestión de paciencia y, sobre todo, de saber buscar. Los 255 minutos de The Art of Vision permiten este continuo interrogante que se resuelve muy fácilmente: Brakhage pretende contarnos la historia del ser humano, sus miedos, sus deseos, sus inquietudes y, ante todo, su nacimiento y muerte.

 

Art of Vision es en realidad una reformulación de la que probablemente sea la pieza más relevante de Brakhage, Dog Star Man. Repartida en cinco rollos, la abstracción se alterna con la figuración, en lo que queremos intuir es el viaje de un hombre con su perro en busca de un árbol que cortar. Con un silencio absoluto, solo interrumpido por las inevitables toses que denotan la presencia humana, Art of Vision sugiere, estimula, provoca y excita, toda una experiencia vivida en una sala de cine.

 

 

GERMAINE DULAC

La segunda mirada al pasado que propuso el  fue una selección de trabajos de la pionera Germain Dulac, haciendo especial hincapié en el carácter impresionista de sus trabajos, tema central de la muestra coruñesa. El cine puro de Dulac es todo un prodigio de imaginación, sensibilidad y experimentación sin dejar de lado su vertiente feminista presente en L’Invitation au voyage. Las otras tres obras que se pudieron ver, Étude Cinématographique sur une Arabesque, Disque 957 y Thèmes et Variations, presentaron a una Dulac donde el ritmo, la luz y las armonías apelan a un cine soñado, un cine más cerca del estado de vigilia que al raciocinio.

 

 

1 comment

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Sitges 2018: Cara B (I)

Repaso a algunas de las películas que llegaban al Festival de Sitges con el papel de secundarias, cintas en las que no había depositadas demasiadas expectativas, que no desbordaban la…
Ver entrada

Diez películas que ver en el 29º Festival de Cine de l’Alfàs del Pi

Del 7 al 16 de julio tiene lugar en la localidad alicantina de l’Alfàs del Pi la vigesimonovena edición de su Festival de Cine. El certamen comandado por Juan Luis…
Ver entrada

Sitges 2014: Maps to the stars, Cronenberg no se recupera

Hace bastantes años que Cronenberg no nos vuelve a deleitar con una de sus originales y disparatadas obras. Era un director que gozaba de un estilo único, especial, de autor,…
Ver entrada