Río, vivos colores apagados

Río es la típica película que sobre el papel y el no admiten engaños. No vamos a volver a hablar sobre la supremacía de otros estudios en el mundo del cine de animación. Pero parece que el resto ya ha encontrado una posición acomodada y no piensan ponerse las pilas en hacerle la competencia a quien ya sabemos.

Carlos Saldnha, aparte de ser brasileño, viene de encargarse de la saga Ice age y de Robots, película que no he visto. Las de Ice age son esas películas que están ahí, te entretienen un rato, no molestan y a otra cosa mariposa. Y parece ser que el pobre Saldanha no se quiere esforzar mucho más. Porque siendo este hombre de Río de Janeiro supongo que esto tiene que ser lo más parecido a un proyecto personal que ha hecho en su vida. Pues ni así consigue transmitirnos una pizca de emoción, ritmo y sabor de lo que debería haber sido un de color y sonido. Que entiendo que si el director es de Wisconsin pues el carnaval de Río se la trae al pairo pero se supone que este hombre te tendría que haber contagiado el amor por sus raices.

El principal problema de Río es que no hace falta ser muy lince para ver las referencias manejadas: un animal fuera de su entorno natural () que se queda huérfano (Buscando a Nemo), paisajes exóticos (Up), un par de secundarios chistosos (esto viene de serie en casi todas) y unas cuantas gracietas incorrectas (Shrek). Como curiosidad mencionar los múltiples guiños al juego Angry birds ya que aparecen todos los personajes del juego en algún momento de la película. En cuanto al 3D, pues más de lo mismo en la desgana. Lo que podría haber sido sublime pues se ve desaprovechado.

Al final todo se queda en un aceptable entretenimiento que tampoco aburre demasiado si no nos ponemos picajosos. Pero claro si antes te han puesto el de Cars 2 pues como no vas a comparar.

0 comments

Deja un comentario

You May Also Like

Blue Jasmine, Woody Allen haciendo cine social

Cita anual con el maestro, y como siempre que habla el maestro nosotros nos tenemos que callar. Incluso cuando se equivoca tenemos que guardar silencio porque hasta de esos errores se aprende. Y porque es el maestro, porque lleva lo que lleva a sus espaldas se le debe un respeto y un compromiso, el de estar, año tras año hasta que la luz se apague, sentado en la butaca a ver que nos tiene que contar, con qué nos quiere remover el alma. Woody Allen haciendo cine social. Si me lo llegan a decir hace un tiempo hubiera soltado una carcajada. Pero la actualidad manda, y esta crisis que estamos viviendo ha afectado hasta a los protagonistas de las películas de Allen, la clase alta. Esa clase alta rancia, que se cree que se merece estar donde está por encima de los demás, y si de paso pisotea al resto mejor.
Ver entrada

Underworld: Guerras de sangre, Kate ¡qué colmillos más grandes tienes!

La guerra entre licántropos y vampiros continúa… En Underworld: Guerras de sangre, quinta entrega de la saga, se sigue fiel a sus principios con escenas nocturnas de gran acción y violencia…
Ver entrada

La candidata perfecta, la doctora que quiso ser alcalde

Seguramente no buscaba hurgar en la herida o meter el dedo en la llaga ¡no le hubieran dejado de todas formas! Ser directora de cine en Arabia Saudí es muy…
Ver entrada