Posesión Infernal (Evil Dead), con el diablo dentro

Superar la experiencia generacional y casi mística que supuso el visionado de Posesión Infernal en mi cándida niñez es prácticamente imposible. La película de Sam Raimi (en aquellos años no tenía yo el gusto de saber quién era este señor) se exhibía (ilegalmente) en repetidas e incansables ocasiones en el video comunitario de mi barrio, y el boca a boca hizo que se convirtiera en la película más terrorífica de la historia para ese microcosmos de menores que jugaban en la calle intercambiando cromos de y fantasmas. ¡Ponen otra vez Posesión Infernal ! ¿Quién se atreve a verla?

Queda claro pues, que la nueva versión del clásico ochentero poco o nada tiene que hacer en esta enfervorizada lucha demoníaca. Pero una vez asumido este hándicap con el que tendrá que cargar la nueva Evil Dead por los siglos de los siglos, y tras visionarla sin prejuicios ni recelos, solo puedo decir que es un disfrute mayúsculo. Más aun cuando sabemos que Fede Álvarez, el director, cuenta con la bendición de Raimi y Bruce Campbell, y que se enfrenta al material con arrojo, ganas y litros y litros de sangre.

Ahora sí, donde la película de Raimi era sucia y barata (acercando más aun la experiencia terrorífica al espectador), la de Álvarez es estilizada y adolece de cierta homogeneización formal en los remakes de los últimos tiempos. Donde los actores de la original tenían ese punto de carisma del raro de la clase (también conocida como mis amigos hacen de actores) ahora parecen sacados de ese catálogo de intérpretes-modelos bellos e intercambiables y sin ningún magnetismo. Pero no se preocupen, dejen que la película avance, dejen que se les meta el diablo dentro.

Porque aquí está la sorpresa de esta per-versión. Siendo consciente de que esta Posesión Infernal no se convertirá en una videoclubera, y que poco o nada puede hacer para innovar, Fede Álvarez parece proponerse pasarlo bien haciéndolo pasar muy mal. Sus armas son el gore, las vísceras, las mutilaciones, el asquito, el mal rollo extremo y por supuesto ¡una sierra mecánica! Pocas risas (adiós al humor ¿involuntario? que nos causaban esas demonios un poco travestís de la original) pero mucho plasma sanguíneo. Asombra que una producción masiva hollywoodiense apueste tan abiertamente por el más puramente cruento y hemoglobínico.

En este jugar con pequeños elementos del clásico que conocen a la perfección toda una legión de fans (el collar, el espejo, el bosque, el libro) el director uruguayo se permite ciertas licencias (gracias a dios) que agilizan la narración (ya no hay cintas que cuentan el pasado macabro de la cabaña) y se da el gusto de crear secuencias inolvidables para los escritos del cine de terror (ese desenlace extenuante bajo una lluvia de mil demonios) que la convierten en digna heredera de mi película favorita de trash. Posesión Infernal 2013 no inquieta, no da miedo (ya no somos esos niños impresionables) pero entretiene, divierte, mantiene en vilo y salpica que da gusto.

Posesión Infernal

0 comments
  1. Con lo del vídeo comunitario me has ganado… Respecto a la película, la han sabido vender muy bien. El fan ya ha ido calmado de antemano y abierto a la nueva versión.

    Está muy bien rodada y para lo trillado que resulta todo, entretiene. La excusa argumental de los problemas de la protagonista está bien traída al comienzo, pero la alargan hasta que sus protagonistas sobrepasan lo bordilíneo (una doctora y una enfermera confunden con semejante caracterización una posesión con una desintoxicación de pocas horas???)

    A mi parecer, en el último tramo es donde la película se quita todos los prejuicios y donde se vuelve loca. Y es ahí cuando merece la pena.

    Para pasar un buen/mal rato sin esperar demasiado.

Deja un comentario

You May Also Like

Nocturna 2018: THE INVOCATION OF ENVER SIMAKU, HE‘S OUT THERE, BOAR, PIERCING, ST. AGATHA…

Nada me gustaría más que empezar estas líneas diciendo que el Festival Nocturna 2018 se ha convertido en el Sitges madrileño, pero lo cierto es que es más bien el…
Ver entrada

Kingsman: Servicio Secreto, el hermano pequeño de James Bond

Matthew Vaughn continua con el carnaval ya finalizado para el resto de los mortales y se disfraza como el más innovador bartender del mundo al presentarnos un combinado que hará las delicias de los adolescentes y entretendrá al público más adulto. Mezcla en una coctelera una pizca de James Bond, las claras referencias a sus películas son constantes en todo el metraje, dos partes de El Superagente Cody Banks y un chorrito de la acción de Spy Kids de Robert Rodriguez y obtendremos Kingsman: Servivio Secreto.
Ver entrada

Sitges 2014: Lo que hacemos en las sombras (What we do in the shadows), desternillante comedia de terror

No es nada extraño que Lo que hacemos en las sombras (What we do in the shadows), la película neozelandesa de Taika Waititi y Jemaine Clement, se haya alzado con…
Ver entrada