Philomena, no pasa nada por ser humanos

Todos los años surge una película en la carrera de los que parece completamente desubicada, ya que nadie contaba con ella en ninguna de las quinielas y se le termina juzgando simplemente diciendo “no debería estar ahí”. Este año ese extraño honor ha recaído en Philomena de Stephen Frears, película que obtuvo un considerable éxito en el pasado Festival de Venecia, consiguiendo el premio al mejor guión.

Es cierto que el punto de partida de Philomena bien podría dar para un telefilme de Antena 3 los fines de semana: una mujer parte en búsqueda de su hijo que le fue arrebatado por unas monjas hace cincuenta años. Lo más curioso es que la propia película es consciente del pantanoso terreno que transita y en un par de ocasiones el personaje del periodista interpretado por Steve Coogan pone en cuestión si debe ocuparse de una historia de trasfondo humano.

crítica Philomena

Aunque Philomena camine por el campo de minas de los lugares comunes pisando algunas bombas, también es cierto que son más las que consigue evitar, entregando un relato lleno de matices. Por poner un ejemplo, si Philomena hubiese sido española, se habrían cargado mucho más las tintas en las malvadas monjas y se hubiese ridiculizado mucho más el personaje principal y su deseo de perdonar a toda costa. Es este intento de no ser maniqueo, a pesar de la dureza de la historia, el que salva los muebles a alejando a Philomena de una simple historia humana.

El duelo interpretativo de Judi Dench y Steve Coogan es de primer nivel como no podía ser menos. Dench aparca su registro de señora dura e implacable para componer un personaje lleno de dulzura e ingenuidad. Por su parte, Coogan tira de tablas en un papel escrito por él mismo (junto al guionista Jeff Pope) y, que a pesar de recordarnos demasiado a otros papeles ya interpretados por el actor, no deja de suponer un extraordinario contrapunto cínico a la inocente Philomena.

Philomena combina con la maestría habitual de la y el drama sin caer en ningún momento en el dramatismo burdo de hacer llorar a toda costa. Reirás, te emocionarás y aprenderás un poquito  más sobre el ser humano, ¿qué más quieres?

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Génesis, los adolescentes y el amor

Intensidad y adolescencia son palabras que van unidas casi de manera irremediable, especialmente si hablamos de los afectos y la atracción por otra persona. Las primeras relaciones sentimentales suelen marcar…
Ver entrada

Cementerio de animales, no profanar el sueño de los muertos

La nostalgia es en ocasiones bastante traicionera. Los recuerdos de un pasado donde éramos más jóvenes y teníamos menos responsabilidades pueden hacernos condescendientes con los productos culturales de épocas pasadas.…
Ver entrada

Juliet, desnuda, un ídolo «missing»

Todos, absolutamente todos hemos tenido o tenemos un ídolo al que seguir, adorar y alabar sus obras, sean del tipo que sean. Ese personaje mediático del que esperamos lo mejor…
Ver entrada