París-Manhattan, triste homenaje a Woody Allen

Por mucho que el propio interesado lo niegue, ha supuesto una enorme influencia para mucho cineasta dado al género romántico. Este hecho evidente en realidad no ha generado grandes nombres ni películas respetables, más allá de Richard Linklater, por poner un ejemplo un poco traído por los pelos. En el caso que nos ocupa, -Manhattan, de la debutante Sophie Lellouche, quiere rendir homenaje presentando la historia de Alice, una joven farmacéutica que receta a sus clientes películas del director neoyorquino, mientras ella intenta resolver su caótica vida sentimental.

-Manhattan desaprovecha muchas buenas ideas de su personaje principal, así como todos los hallazgos propios del cine de . Alice planifica su vida como si de una película de Allen se tratase y mantiene conversaciones con el director, que en realidad son frases extraídas de sus películas. Este recurso, que nos recuerda al de Allen hablando con Bogart en Sueños de un seductor, no tiene mayor relevancia más allá de un par de escenas.

paris-manhattan

Del mismo modo, la trama romántica tampoco tiene demasiado vuelo y solo la presencia del propio en el tercio final de la película nos saca un poco del aburrimiento que es capaz de conseguir -Manhattan en sus 75 minutos. Tendremos que esperar a que venga otro cineasta y use al maestro neyorquino de mejor forma, con más ingenio y, por supuesto, más talento. Allen no merece este triste homenaje.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Málaga 2019: «¿A quién te llevarías a una isla desierta?» o cómo incomodar al espectador

No es muy difícil reconocer cuando una película parte de una obra de teatro. El espacio y el tiempo se reduce, los conflictos se intensifican, los personajes apenas callan. Un…
Ver entrada

DocsBarcelona: Greece, days of change, la crisis en forma de reportaje

Uno de los peligros a los que se enfrenta todo documental es a acabar convirtiéndose en un reportaje periodístico. Cuando las ideas de un relato no se plasman de una forma…
Ver entrada

Gente en sitios, genialidad o locura

Imaginemos por un segundo que Gente en sitios se titulara People on places y que en vez de Juan Cavestany la firmara David Lynch. No sería extraño pensar que si se dieran estos factores estaríamos hablando que Gente en sitios sería automáticamente considerada una obra maestra por la masa crítica y que además a cualquiera que se atreviera a decir que es una mierda de película se le tacharía de impostor e inculto.
Ver entrada