Otra tierra, intento fallido de película interesante

Cuando os hablamos del trailer de Otra tierra o Another Earth ya os dije que tenía una pinta impresionante. Así que en cuanto he podido echarle el guante me he dispuesto a verla esperando encontrarme con una obra de arte. Lamentablemente no ha sido así.

Otra tierra tiene un planteamiento realmente interesante, o al menos aparentemente. De repente un día aparece en el cielo el reflejo de otro planeta, un planeta igual que el nuestro, otro planeta tierra al que en la película llaman Tierra 2. Desde ese momento cambia radicalmente la vida de la protagonista.

Lo que un director experto en ciencia ficción hubiera convertido en un clásico de culto instantáneo aquí se nota más que nunca la inexperiencia del director. La película va de un lado a otro sin contarnos demasiado, se mete en unos derroteros de los que no sabe muy bien salir y cuando acaba nos quedamos un poco igual.

Quizás el problema de Otra tierra sea simplemente que esperaba ver una película que planteara ciertos dilemas. ¿Que pasa en ese otro planeta? ¿Viven allí seres como nosotros? ¿En Tierra 2 vive una versión diferente de mi? ¿Es solo un espejismo o es real? Nada de esto es respondido y cuando parece que por fin nos van a dar una alegría la película acaba, con un final abierto que, llegados a este punto, nos importa más bien poco.

Mi escena favorita es, sin duda, en la que la doctora Tallis, del SETI contacta con otra versión de si mismo que vive en Tierra 2. Esta escena emana ciencia ficción por un tubo y creo que es el camino que debería haber tomado la película. Sin embargo el director prefiere centrarse en el drama, en la redención de los personajes y en el perdón.

Y la verdad es que aunque pareciera lo contrario en un principio no hay mucho más que decir sobre la película. Es una pena que teniendo una idea tan original no hayan sabido aprovecharla como se merecía.