Americana Film Fest: MY ENTIRE HIGH SCHOOL SINKING INTO THE SEA, el instituto Titanic

El cine de independiente también existe, y sí, también alberga obras excelentes pese a no contar con los presupuestos desbordados de las grandes majors que dominan el mundo (Dinsey, Ghibly, Dreamworks…). My entire high school sinking into the sea es un film dirigido por Dash Shaw, un joven dibujante de cómic de 33 años que decidió dar el salto a la gran pantalla con una película sencilla pero que incluye innovaciones y un estilo único.

My entire high school sinking into the sea

My entire high school sinking into the sea narra la historia de Dash Shaw (el protagonista comparte el mismo nombre que su director) un de segundo curso de secundaria, sin muchos amigos (doblados entre otros por Lena Dunham y Susan Sarandon) cuya principal ocupación es escribir el nada exitoso diario del instituto junto a sus compañeros Assaf y Mary. Dash descubre que el instituto está realizando la construcción de un auditorio que pone en peligro la seguridad de todo el edificio en caso de un terremoto. Dash intenta avisar a los estudiantes de lo que ocurre pero antes de que le puedan hacer caso se produce un terremoto y el instituto cae al mar. En este momento la película pasa de ser una inocente película de adolescentes a una película catastrófica que recuerda mucho a películas como Poseidon, Titanic o El coloso en llamas. Mientras los niños del instituto empiezan a ahogarse y morir, Dash y sus amigos (la mitad los hace por el camino) suben las plantas del instituto antes de que se hunda por completo. En este punto la película de muta casi a videojuego, con sus diferentes niveles en forma de plantas y los diferentes antagonistas e impedimentos que se encuentran por el camino.

My entire high school sinking into the sea es una película divertida, cuyos conflictos entre personajes son los típicos de películas de institutos pero trasladados a un entorno catastrófico. El tipo de dibujo y de la película es lo más característico y único. Animación en 2D de trazo sencillo que juega con la explosión de colores y texturas hasta el punto de tener efectos de luces estroboscópicos que pueden causar ataques de epilepsia. En definitiva, un film que desmonta los tópicos tanto narrativa como estilísticamente.

Deja un comentario

You May Also Like

Diez películas que ver en el 29º Festival de Cine de l’Alfàs del Pi

Del 7 al 16 de julio tiene lugar en la localidad alicantina de l’Alfàs del Pi la vigesimonovena edición de su Festival de Cine. El certamen comandado por Juan Luis…
Ver entrada

Fancine 2020: «Dinner in America», conexiones kilométricas

A estas alturas sabrán ustedes (o no) que soy mucho de enlazar churras con medinas. Es lo que tiene funcionar por apetencia y no por obligación, que las relaciones de…
Ver entrada

Dioses, la vida en sus manos

Estamos en la década de los 80 en Polonia. El país se encuentra inmerso en una gran crisis médica sin grandes avances en el campo de los trasplantes de corazón…
Ver entrada