Americana Film Fest: MY ENTIRE HIGH SCHOOL SINKING INTO THE SEA, el instituto Titanic

El cine de independiente también existe, y sí, también alberga obras excelentes pese a no contar con los presupuestos desbordados de las grandes majors que dominan el mundo (Dinsey, Ghibly, Dreamworks…). My entire high school sinking into the sea es un film dirigido por Dash Shaw, un joven dibujante de cómic de 33 años que decidió dar el salto a la gran pantalla con una película sencilla pero que incluye innovaciones y un estilo único.

My entire high school sinking into the sea

My entire high school sinking into the sea narra la historia de Dash Shaw (el protagonista comparte el mismo nombre que su director) un de segundo curso de secundaria, sin muchos amigos (doblados entre otros por Lena Dunham y Susan Sarandon) cuya principal ocupación es escribir el nada exitoso diario del instituto junto a sus compañeros Assaf y Mary. Dash descubre que el instituto está realizando la construcción de un auditorio que pone en peligro la seguridad de todo el edificio en caso de un terremoto. Dash intenta avisar a los estudiantes de lo que ocurre pero antes de que le puedan hacer caso se produce un terremoto y el instituto cae al mar. En este momento la película pasa de ser una inocente película de adolescentes a una película catastrófica que recuerda mucho a películas como Poseidon, Titanic o El coloso en llamas. Mientras los niños del instituto empiezan a ahogarse y morir, Dash y sus amigos (la mitad los hace por el camino) suben las plantas del instituto antes de que se hunda por completo. En este punto la película de muta casi a videojuego, con sus diferentes niveles en forma de plantas y los diferentes antagonistas e impedimentos que se encuentran por el camino.

My entire high school sinking into the sea es una película divertida, cuyos conflictos entre personajes son los típicos de películas de institutos pero trasladados a un entorno catastrófico. El tipo de dibujo y de la película es lo más característico y único. Animación en 2D de trazo sencillo que juega con la explosión de colores y texturas hasta el punto de tener efectos de luces estroboscópicos que pueden causar ataques de epilepsia. En definitiva, un film que desmonta los tópicos tanto narrativa como estilísticamente.

Deja un comentario

You May Also Like

El último acto, juventud divino tesoro

En el Reino Unido los grandes actores teatrales abundan, uno de ellos es Sir Michael Gifford, un envejecido Brian Cox con Párkinson que necesita cuidados las veinticuatro horas del día.…
Ver entrada

Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres, así se hace un thriller

Disclaimer: No he leído la obra de Stieg Larsson ni he visto las películas originales de la saga, con lo cual mi opinión es única y exclusivamente sobre la película…
Ver entrada

Tierra prometida, la luz del gesto

Con la planificada sobresaturación propia del cine de centro comercial actual, por un lado, y los criterios indies, por otro, se corre el riesgo que haya multitud de películas que…
Ver entrada