Mujercitas, el metajuego de Gerwig lo vuelve a conseguir

Voy a confesar que lo primero que me causó la noticia de una nueva adaptación de Mujercitas, la inmortal novela de Louisa May Alcott, fue una pereza y una desazón increíbles. Ya en 1917 se adaptó por primera vez al cine, de mano de Alexander Butler, y nombres como George Cukor, Katharine Hepburn, Joan Bennett, Winona Ryder, Susan Sarandon, Kirsten Dunst o Janet Leigh han pasado por estas películas. De hecho, en 2018 se realizó una horrenda versión modernizada, y el año anterior una miniserie. Los más fans de la obra incluso podrán disfrutar del anime de 1981 Wakakusa monogatari yori wakakusa no yonshimai, que, como todos sabemos, encuentra su traducción perfecta en Mujercitas. ¿Podía ofrecer algo nuevo otra versión más de una obra sobreexplotada?

Mujercitas de Greta Gerwig

Cuando una voz como la de está a los mandos, todo lo puede. Y es que no ha habido película de esta actriz, guionista y directora que no sea, como poco, estimulante: desde la premiada Frances Ha hasta el retrato perfecto de Lady Bird, no hay ahora mismo un nuevo talento en Hollywood que pueda rivalizar con ella (salvo, quizá, el de su marido, Noah Baumbach). Por cierto, apunte al margen, ambos estarán guionizando y dirigiendo la adaptación de Barbie y no entiendo por qué no estamos todos hablando de esto. 

Gerwig aporta un giro necesario a Mujercitas, ese que da por hecho que ya conoces la historia y puede dedicarse a hablar de lo que realmente le interesa: el camino de la propia adaptación de la novela y el retrato de Gerwig de la mano de Jo, que no está disimulado ni falta que hace. Mujercitas es un relato sobre cuatro hermanas enamoradizas en el Estados Unidos rural, pero también es, al mismo tiempo, un relato feminista sobre la situación de las mujeres artistas en el siglo XXI, de dónde se sitúa Gerwig como autora y de su voz dentro de Hollywood.  Y es que esta es una obra que, dentro de su aparente sencillez, esconde muchas capas de introspección y personalidad que nunca antes se habían visto en un film de estas características.

El juego con el espectador es el siguiente: de la misma manera que Alcott narraba partes autobiográficas en Mujercitas utilizando al personaje de Jo, Greta hace lo mismo basándose en el material original y usando al mismo personaje como catalizador de sus propias experiencias. Suena enrevesado, pero al mismo tiempo muy asequible: cualquier espectador puede entrar fácilmente en este juego y apreciar la sensibilidad con la que la directora utiliza a unos personajes que ya todos conocemos, incluso permitiéndose la osadía de dar saltos adelante y atrás en el tiempo, hacer dudar sobre la veracidad de lo ocurrido o incluso saltarse puntos importantes de la historia dando por hecho que, o bien conoces Mujercitas, o bien puedes rellenar los huecos sin problema.

Mujercitas de Greta Gerwig

Esta adaptación podría ser una maravilla absoluta de haberse arriesgado un poco más, pero en algunos tramos simplemente (no es fácil tampoco, ojo) se limita a adaptar la novela original sin aportar ese extra que sí puede aportar en el resto del film. Son llanos necesarios para que la película fluya sin entrar en el terreno del exceso metalingüístico, pero al mismo tiempo se echa de menos esa garra que Gerwig demuestra tener durante el resto del relato. 

Sobre el reparto se habló mucho debido a la inclusión de algunas actrices quizá excesivamente encasilladas en otros papeles, pero cumple sobradamente, especialmente de la mano de Saoirse Ronan, que ya protagonizó de forma vehemente Lady Bird, que hace a Jo suya y entiende perfectamente lo que la directora quiere hacer con el material original. Junto a ella, , a la que nos gustaría ver más en pantalla (no son pocos los que aún la identifican con Hermione Granger), Florence Pugh (a la que vimos sufrir este año en Midsommar) y la más desconocida (de la serie Heridas abiertas). Pero la guinda del pastel, aparte de estas sobradamente válidas interpretaciones, viene de la mano de Laura Dern, Meryl Streep o Timothée Chalamet, en su momento de gloria. No hace falta decir que nadie sobra en esta cinta y tan solo se echa un poco de menos ver más escenas con Bob Odenkirk, que siempre es agradecido. 

Mujercitas de Greta Gerwig

Un reparto en estado de gracia, un guión a prueba de bombas, una dirección única muy autoconsciente de lo que quiere hacer… Poco falla en Mujercitas, y lo que no termina de arrancar no tiene, en verdad, mayor importancia. Es una película que trata al público como un ente inteligente capaz de seguir una estructura compleja y unas tramas que fluyen de maneras casi mágicas. Es como para rendirse a los pies de Gerwig, que es capaz de sacar oro de un terreno poco fértil en el que otras personas han sacado barro durante décadas. A sus pies. 

Mujercitas (2019, Greta Gerwig) ⭐️⭐️⭐️⭐️

Little Women (2019) Drama, Romance | 2h 15min | 25 December 2019 (USA) 8.3
Director: Greta GerwigWriters: Greta Gerwig, Louisa May AlcottStars: Saoirse Ronan, Emma Watson, Florence PughSummary: Jo March reflects back and forth on her life, telling the beloved story of the March sisters - four young women each determined to live life on their own terms.

Photos


See all photos >>