Monos, jugando a la guerra.

Al poco de empezar Monos, cuando aún se mueve en un estado casi onírico en el que no sabemos si estamos viendo un campamento adolescente, unas prácticas de o algo que aún no logramos ubicar, el comandante presenta una vaca lechera y la llama “Chakira”. Entonces parecen abrirse las nubes y piensas “Ah, claro. Es una a su manera”. Nada más lejos de la realidad: fuera de esta concesión al humor, la película no permite que vuelvas a sonreír, escondiendo la brutalidad de lo que está ocurriendo con unos planos absolutamente impresionantes situados en la naturaleza de Colombia.

Monos, Alejandro Landes, 2019

En Monos, ha construido una no situada en ningún momento y a la vez en todos: no sabemos contra quién luchan, por qué o si terminará. Solo sabemos que una milicia tiene retenida a una científica americana y debe vigilarla para que no escape. Hay mucho de juego en Monos, pero también de El señor de las moscas. Son una pandilla de niños que se han puesto motes (Lady, Perro, Rambo, Pitufo) y están perdiendo a pasos agigantados la brújula moral de su vida.

Durante los 100 minutos de su metraje, los Monos pasarán de ser niños disfrazados con trajes militares a renegados de guerra, de preocuparles la muerte de una vaca a banalizar la propia vida humana y de incurrir en castigos infantiles a castigar duramente al que levante la voz. La progresión dramática está llevada de una manera coherente y en la que cada uno de los personajes tiene algo que decir: los hay que quieren ser adultos muy rápido, los hay que no soportan lo que está pasando, los hay que solo quieren salir de allí lo antes posible. Como en cualquier guerra, pero con menos edad.

Monos impresiona con los planos de nubes en las montañas de Colombia, de la naturaleza desierta que nos muestra cómo estos niños forman una milicia perdida en ninguna parte como miembros de una que quizá no exista. Y aunque en este ambiente se podría haber optado por una historia más interesante, no es menos cierto que se siente verdadera, hecha con cariño y poniendo el foco en la ausencia de una familia, en la necesidad de cariño (y sexo) y en las relaciones interpersonales de estos personajes, que ni siquiera son personas hechas y derechas y ya tienen responsabilidades que no deberían tener, armados hasta los dientes.

Monos, Alejandro Landes, 2019

Esta falta de concreción le da a la película un halo de cuento de hadas macabro, de historia para niños ambientada en mitad de un combate y en el que solo algunos, quizá, podrán conseguir el final feliz que están buscando. Y precisamente por esta virtud la película puede mostrar, sin incidir en ello, el absurdo de todas las guerras: si un grupo de niños arrebatados de sus familias tienen que batallar por unos intereses que ni siquiera conocen y mantener secuestrada a una persona más como un juego que otra cosa, hemos fallado como sociedad.

Aunque la intención del director es que pueda entenderse y hacer reflexionar sin importar tu grado de conocimiento sobre su país de origen, es cierto que en Colombia la película significa algo más: el conflicto interno existe desde hace 60 años sin que parezca haber un final cercano y las bajas ya pasan del millón. Diversos grupos militarizaron niños a lo largo de las décadas y siguen haciéndolo, sin saber el bando en el que están ni por qué atacan. Monos muestra este absurdo y denuncia la situación mostrando cómo los niños, incluso en esta situación, no saben ni pueden dejar de ser niños. Desde la perspectiva europea actual nunca sabremos el poder que el cine puede tener un país asolado por una de la que apenas se habla. 

Monos es una película sobre la pérdida de la inocencia, la necesidad de pertenencia a un grupo, la brutalidad cuando se tiene carta blanca, la absurdez de la y la posibilidad de encontrar una flor en medio de un campo minado. Una de las obras más especiales, personales y vitales que vais a encontrar este año. No os la podéis perder. 

Monos (Alejandro Landes, 2019) ⭐️⭐️⭐️⭐️

7 comments
    1. Carlos Boyero en un extremo de la balanza de la justicia del cine
      y en el otro Jesús Palacios y Fausto Fernández, la respuesta correcta
      (como casi siempre) es el centro, un acuerdo, los tres, con sus
      peculiaridades, ejemplifican el yin y el yang de la sabiduría cinéfila. xD

    2. Carlos Boyero en un extremo de la balanza de la justicia del cine
      y en el otro Jesús Palacios y Fausto Fernández, la respuesta correcta
      (como casi siempre) es el centro, un acuerdo, entre los tres forman una brújula para mostrarme el camino incorrecto xD, con sus peculiaridades,
      para mi, ejemplifican el yin y el yang de la sabiduría cinéfila. xD

  1. He leído la crítica un poquito en diagonal pero dan muchas ganas de verla. Eso sí, apunta maneras de dejar el cuerpo bastante chungo no?

  2. Punto a favor por descubrirme esta peli que seguramente me hubiera pasado desapercibida si no y tiene ingredientes que me atraen. Gracias.

Deja un comentario

You May Also Like

Una pastelería en Tokio, panfleto humano

Naomi Kawase se ha convertido a lo largo de los últimos años en una de las directoras más importantes y apreciadas del cine contemporáneo japonés. Ha sabido conrear un estilo…
Ver entrada

La vida de Brian, divertida Navidad

Se acercan fechas de festividad, celebración, luces y regalos. Esos momentos en los que estamos en casa un domingo por la tarde y nos apetece una buena manta y una…
Ver entrada

No es mi tipo, los polos opuestos se atraen

Las comedias románticas convencionales ya han pasado a la historia. Desde hace algún tiempo algunos directores como Marc Webb y su (500) días juntos o ahora el francés Lucas Belvaux con…
Ver entrada