Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres, así se hace un thriller

Disclaimer: No he leído la obra de Stieg Larsson ni he visto las películas originales de la saga, con lo cual mi opinión es única y exclusivamente sobre la película dirigida por David Fincher.

Cuando leí que se iba a preparar un remake americano de Millenium pensé “Que pesadilla, ¿tan buena es la historia o que?”. Una pereza terrible me embriagó hasta que entonces un día leí que David Fincher iba a ser el director de la película. En ese momento saltaron mis alarmas, estábamos ante algo serio y no me equivocaba.

Hacer un thriller es muy sencillo, nada más que hay que fijar la mirada en Hollywood, donde cada tres segundos se estrena un thriller. Hacer un buen thriller ya es algo más complicado y requiere de cierta pericia que, por desgracia, no es un requisito en la industria cinematográfica.

Fincher da una clase magistral con Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres de como hacer un buen thriller. La película es larga de narices y en ningún momento sientes que sea lenta. La investigación va poco a poco, haciendo el argumento creíble. Aquí las cosas se van haciendo bien y eso es lo que nos gusta y lo que apreciamos. No hay una prueba que de repente nos descubra quien es el malo, sino que los protagonistas tienen que trabajar duro para conseguirlo e incluso a veces quedan atascados en su investigación.

Hay que prestar especial atención a la banda sonora de Trent Reznor que consigue ponernos el corazón en un puño en algunas escenas realmente intensas. Me agarré al asiento como pocas veces recuerdo haberlo hecho en el cine.

El personaje de Lisbeth, interpretado por la preciosa Rooney Mara roza la perfección. Un personaje lleno de matices que nos llega al corazón. Una interpretación digna de Oscar y tan perfectamente construido que da pena pensar en lo poco que se esfuerzan otros guionistas en hacer su trabajo.

En algunas críticas que he leído sobre la película se pone en duda la credibilidad de la relación entre el personaje de Lisbeth y el de Mikael (interpretado por Daniel Craig). Creo que la relación entre ellos funciona por la sencilla razón de que él es el único que trata a Lisbeth como realmente se debe tratar a una mujer tan especial, y desde el primer momento encajan como un puzle.

Otro gran acierto de Fincher ha sido mantener la localización original de la historia. No se si trasladar la acción a Estados Unidos o a cualquier otra parte hubiera funcionado mejor (lo dudo), pero el caso es que aquí la ambientación es francamente emocionante.

El resto de personajes de la película están muy a la altura y se puede decir que es una obra casi sin fisuras. Por más que trato de buscar algún fallo lo cierto es que no consigo encontrarlo. Quizás esté siendo victima de un hype y me esté dejando llevar demasiado, pero creo que Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres es, por ahora, la película del año y por lo que nos espera este 2012 creo que va a ser complicado que la destronen.