Microcríticas: Eternamente comprometidos

five-year-engagement

El mejor ejemplo del síndrome Apatow: alargar una comedia que tiene todas las papeletas para ser excelente hasta dejarla hecha unos zorros. Jason Segel haciendo de Jason Segel, de paso escribiendo el guión, una bellísima Emily Blunt y todo un plantel de divertidísimos actores de series (Chris PrattAlison BrieMindy KalingRhys IfansChris Parnell) ayudan a que las más de dos horas no se nos hagan eternas. Pero es que cuesta un huevo no mirar el reloj.