Mercado de futuros, las absurdas transacciones humanas

“Los mercados” esas dos palabras que tanto escuchamos últimamente por todos lados son los grandes protagonistas de la que fue la mejor película vista en la Sección Oficial del de Cine Europeo de Sevilla. Ahora se estrena con muy pocas copias pero bien merece que la reseñemos.

Las diferentes “historias” que nos cuenta Mercado de futuros tienen el nexo de unión de esa palabra que hace referencia a las transacciones que realizamos los seres humanos. Una feria comercial, unos corredores de bolsa y un viejo mercader nos van dando pistas de lo que esto de hacer negocios. La falta de escrúpulos y la falta de ambición se van solapando acompañados del ininteligible lenguaje de unos señores que parece que trabajan en unas oficinas de fondos de inversiones.

Mercedes Álvarez propone una narración impresionista donde va dejando caer mensajes de forma sutil pero efectiva. La intención y el están claros pero se agradece que sea el espectador el que tiene que ensamblar el puzzle de pinceladas de forma que cada uno se montará su propia película.

Mercado de futuros

Más cercano al ensayo que al o la ficción  Mercado de futuros propone una gran reflexión sobre lo absurdo del ser humano sin tener en cuenta clases sociales, edades o procedencias: la conclusión es que todos somos igual de absurdos y que todos estamos igualmente perdidos en este sistema que hemos montado.

1 comment

Deja un comentario

You May Also Like

Carrie, distraída fotocopia

Ya lo he dicho más de una vez por aquí: no estoy en contra de los remakes, ni siquiera del inminente RoboCop. Por ello Carrie podría haber sido una interesante…
Ver entrada

El árbol de la sangre, la cosmogonía de Medem acertada, lozana y bien construida

Por este árbol, en efecto, corre la sangre de todas las vocaciones literarias de Julio Medem. Medem continúa siendo insolentemente fiel a su cosmogonía tan particular sobre los vínculos interpersonales,…
Ver entrada

Festival de Sevilla: Saint Laurent, brillante y desmedida decadencia

Saint Laurent de Bertrand Bonello viene precedida por la inevitable, y un tanto absurda, condición de película no-oficial, tras la académica Yves Saint-Laurent, que sí contó con la bendición de Pierre Berger,…
Ver entrada