Mercado de Futuros, la gran sorpresa en el último día de Festival

Último día en el Festival de Sevilla y las últimas cuatro películas de la Sección Oficial. Muchas incógnitas en el aire y un par de sorpresas.

“Los mercados” esas dos palabras que tanto escuchamos últimamente por todos lados son los grandes protagonistas de la mejor película vista en la Sección Oficial del Festival de Sevilla. Mercados de Futuro de Mercedes Álvarez es la película más original, viva, divertida y actual de todas las que se han visto durante esta semana. Más cercano al ensayo que al documental o la ficción Mercados de futuro propone una gran reflexión sobre lo absurdo del ser humano sin tener en cuenta clases sociales, edades o procedencias: la conclusión es que todos somos igual de absurdos y que todos estamos igualmente perdidos en este sistema que hemos montado. Gran sorpresa lo de encontrarse con la mejor película del Festival el último día a última hora. 

Tras su paso por el Festival de Venecia, Alps era una de las películas más esperadas. Del director de Canino muchos esperaban una continuación de aquella. Y tampoco arriesga demasiado. Alps es consciente de ser una película rara y ahí reside parte de su encanto. Dosificando la información para crear en el espectador la suficiente dosis de extrañeza, una vez mostradas sus cartas pierde un poco de fuelle pero tampoco como para que nos aburramos. Siento ser tan críptico pero es una película de la que merece la pena saber poco para disfrutarla lo mejor posible.

 

Elena forma parte de la cuota de cine ruso que hemos visto en el Festival. Correcto pero insustancial drama sobre una mujer que planea el reparto de la herencia de su marido entre sus hijos poco hay destacable en ella. De estas películas que ni molestan ni duelen pero que tampoco provocan una especial satisfacción.

 

Y una última sorpresa en el Festival. Love in the Medina producción marroquí que narra la historia de amor prohibido entre los jóvenes Thami y Zineb. Hortera en su realización, relamida en su romanticismo y aburrido hasta decir basta, tampoco ayuda su insoportable protagonista. Y al igual que me preguntaba ayer por Israel, hoy me pregunto ¿qué hace una película marroquí en un Festival de Cine Europeo? Espera, que leo que tiene producción italiana, será por eso que está aquí.

Esta noche conoceremos el palmarés y la verdad es que las cosas no están nada claras. Para un servidor, excepto la mencionada Mercado de Futuros, no hay una película clara para llevarse los premios. Muchas actrices pueden optar al premio y pocos actores destacables. Ya haremos la semana que viene un análisis más exhaustivo de todo lo visto y pensado.