Marvel, del papel a la pantalla: The Incredible Hulk Returns (1988)

Habíamos dejado al pobre David Banner hace diez años. Una década dando vueltas por el mundo y, gracias al yoga, había encontrado la manera de calmar a Hulk. Pero tuvo que llegar un chaval con un martillo para despertar de nuevo a la masa.

Bill Bixby, el actor que encarna a Banner fue el principal impulsor de esta película para televisión. La única condición que le pusieron fue incorporar a algún otro personaje de la factoría Marvel para ver como respiraba la cosa. En este caso, respiró de la risa. El Thor que se buscaron, aparte de ser muy mal actor, no tenía nada que ver con el arrogante pero valeroso Thor de los cómics. Aquí, más bien, parece un poligonero con ganas de formar bronca. Tampoco ayuda el vestuario que es, por decirlo suavemente, una mierda. Thor, aparte de estar metido con calzador, protagoniza una serie de escenas pseudo-cómicas que se cargan lo que podría haber sido un buen reinicio de la serie.

Inexplicablemente, la película tuvo cierto éxito entre el público y dejaron a Bill BixBy recuperar a Hulk junto a otro personaje Marvel. Ya veremos quien es.

0 comments

Deja un comentario

You May Also Like

30 películas para un junio monstruoso

Este mes de junio, aprovechando el estreno de la nueva película de Tom Cruise, La Momia (que trae de regalo al Dr. Jekyll), queremos dedicarlo a las películas de monstruos.…
Ver entrada

D’A Film Festival Barcelona 2019: «Your Face», cara a cara

Tsai Ming-liang se ha ganado a pulso ser uno de los directores más influyentes a la hora de explorar los límites del cine y replantearse cual es el papel que…
Ver entrada

La gran estafa americana, una gran cantidad de grises

Tal y como comentaba el compañero José Luis Merino en su crítica de 12 años de esclavitud, hay películas que se estrenan con tantas expectativas a sus espaldas que a veces nos cuesta valorarlas en toda su dimensión. Algo parecido, pero en sentido inverso, está ocurriendo con La gran estafa americana: no es para tanto será la cantinela más oída al público a la salida de los cines que irán a verla a raíz de sus 10 nominaciones a los Oscars. Lo que sí está claro es que de las nominadas que hemos visto por ahora es la menos obvia de todas: no trata ningún tema importante, no es ningún acontecimiento cinematográfico y ni siquiera es divertida para, supuestamente, ser una comedia. La gran estafa americana es más sutil que todo eso.
Ver entrada