Marvel, del papel a la pantalla: The Incredible Hulk Returns (1988)

Habíamos dejado al pobre David Banner hace diez años. Una década dando vueltas por el mundo y, gracias al yoga, había encontrado la manera de calmar a Hulk. Pero tuvo que llegar un chaval con un martillo para despertar de nuevo a la masa.

Bill Bixby, el actor que encarna a Banner fue el principal impulsor de esta película para televisión. La única condición que le pusieron fue incorporar a algún otro personaje de la factoría Marvel para ver como respiraba la cosa. En este caso, respiró de la risa. El Thor que se buscaron, aparte de ser muy mal actor, no tenía nada que ver con el arrogante pero valeroso Thor de los cómics. Aquí, más bien, parece un poligonero con ganas de formar bronca. Tampoco ayuda el vestuario que es, por decirlo suavemente, una mierda. Thor, aparte de estar metido con calzador, protagoniza una serie de escenas pseudo-cómicas que se cargan lo que podría haber sido un buen reinicio de la serie.

Inexplicablemente, la película tuvo cierto éxito entre el público y dejaron a Bill BixBy recuperar a Hulk junto a otro personaje Marvel. Ya veremos quien es.