Maléfica, algo está cambiando en Disney

Hay que reconocer que algo está cambiando en Disney. Tras la sorpresa que supuso el enfoque sexual de Frozen ahora nos presentan el punto de vista, lleno de complejidad, del personaje malvado de un cuento tan conocido como La bella durmiente. Obviamente la operación tiene truco y aquí consiste en conocer por qué este personaje es maligno, entender por qué hace lo que hace y ver como evolucionan sus movimientos desde la bondad a la maldad y viceversa. En este sentido, Maléfica huye de la unidimensionalidad de un ser simplemente malo para componer un personaje complejo, lleno de matices y con el que incluso uno se puede identificar en sus ataques de rabia.

Pero lo que más llama la atención de Maléfica es su crudeza teniendo en cuenta que es una película orientada a todos los públicos. Incluso la propia Angelina Jolie ha reconocido que uno de los principales puntos de la trama hace referencia a un concepto tan poco familiar como es una violación. Por eso no es de extrañar que muchos de los momentos oscuros de la película puedan provocar más de una pesadilla a los pequeños poco habituados a tanta intensidad. Aunque tal vez seamos los mayores los que nos escandalizamos más y los niños vean esa maldad con algo más de naturalidad. Que quizá somos nosotros, los padres, los engañados por Disney durante mucho tiempo.

Angelina Jolie es Maléfica y acaba siendo uno de esos personajes que le acompañará para siempre. La actriz presta su presencia para dotar de humanidad, verdad y dolor a un personaje que en manos de otras podría haber desembocado en caricatura. Por su parte el novato Robert Stromberg, antiguo decorador de películas como Alicia en el país de las maravillas y Avatar, abusa en ciertos momentos de una irrealidad digital que provoca cierto rechazo, sobre todo en la representación de las hadas madrinas, todo un prodigio de mal rollo en el mal sentido.

Maléfica

Obviamente el mayor punto en común que podemos ver en películas como FrozenBrave Maléfica es que son tres películas escritas e interpretadas por mujeres, en las que los hombres tienen papeles secundarios y que, aunque relevantes dentro de las acciones que conforman la trama, no suponen un sol para los satélites femeninos. Poco a poco, las cosas van cambiando en una casa que durante mucho tiempo fue estandarte de una feminidad mal entendida, donde las niñas sólo veían la salvación con la llegada del príncipe.

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio
  3. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Málaga 2017: VERANO 1993, momentos de vida

El cine español tiene una larga tradición de películas con niño que va descubriendo el mundo de los adultos. A la hora de enfrentarse a Verano 1993 a uno se…
Ver entrada

Fortuna, fragmentos de realidad fuera de campo

El fotógrafo suizo Germinal Roaux (Lausana, 1975) trabaja en blanco y negro, con un cromatismo elocuente que revela el misterio o la fantasía en la captación de lo más cotidiano…
Ver entrada

Un tango más, una vida a media luz

Un tango más, segundo documental del director argentino German Kral, quiere reverdecer viejitos laureles presentando al mundo a los dos bailarines de tango más importantes y famosos del país. María…
Ver entrada