Luces Rojas, Cortés se marca un Shyamalanolan

DADA LA NATURALEZA DE LA PELÍCULA ESTA CRÍTICA ESTÁ LIBRE DE SPOILERS

No sé si de forma consciente o no Luces Rojas remite en todo momento al cine de Shyamalan por un lado y al de Nolan por otro. Del primero coge la estrategia narrativa de jugárselo todo en la sorpresa final. Del segundo coge el tema de la obsesión y la estructura del truco de magia para desarrollar toda su trama. Y en el proceso a Rodrigo Cortés se le corta la fórmula al no manejar los elementos con total soltura. Me explico.

La premisa queda clara desde el así que tampoco desvelo mucho: y son dos investigadores de fenómenos paranormales que se encargan de desenmascarar a farsantes. Y por allí pasa que es una antigua estrella del tema. La cosa está en averiguar si existen o no la telequinesis y demás zarandajas y ver donde está el truco. Y aquí está el primer pero que le pongo a Luces Rojas: Cortés tarda una hora en hacernos todo este planteamiento que debería haberlo hecho en 20 minutos. En nada sirve alargar el tema y sólo se me ocurre la intención de ir plantando pistas falsas y personajes trampa para que nos devanemos los sesos en intentar averiguar a ver qué pasa.

Con todo un primer acto excesivamente alargado, lo mejor viene en la parte de la obsesión del personaje de Murphy con el psíquico De Niro. Aquí el británico demuestra ser una excelente elección a la hora de transmitir una mezcla de inocencia y turbiedad que le viene muy bien el personaje.

Por último, llega el momento de sacar el conejo de la chistera y aquí ya depende de cada uno si la resolución es de su agrado o no. Yo aun no sabría decir si fue de mi agrado o no. No me aclaro. Quizás eso es lo peor. Que me dejó un poco igual.

Luces Rojas no es para nada una mala película. El plantel de actores es excelente y Cortés rueda muy bien y es ambicioso. Pero es insatisfactoria en su desarrollo quizás fruto de esa ambición. Por eso, como mucho, es fallida pero nunca mala.

 

Deja un comentario

You May Also Like

52 martes, cine independiente para la independencia sexual

Lo que mejor desprenden películas como 52 martes es el carácter amateur de las imágenes (no por ello poco profesionales) y sobre todo una voluntad de hacer algo diferente en…
Ver entrada

El Rey de la Habana, sexo, drogas y son cubano

Existen algunas películas que intentan mostrar la realidad de un determinado lugar en un tiempo muy concreto. El rey de la Habana es una de ellas y su director el…
Ver entrada

Timbuktu, traspasando fronteras

Uno de los logros más admirables del cine es su capacidad de introducirse en miles de culturas diferentes. Gracias al séptimo arte tenemos la posibilidad de conocer cómo se vive…
Ver entrada