Los descendientes, la realidad explotando en tu cara

Por primera vez (en mi caso) voy a meter spoilers en la reseña de una película así que si no habéis visto Los descendientes os recomiendo que no sigáis leyendo. Si os da igual podéis leerla igualmente que tampoco somos nadie aquí para prohibiros la lectura a vosotros, nuestros queridos lectores.

Los descendientes es una película a la que no le hubiera prestado la más mínima atención si no fuera porque se había llevado cinco nominaciones a los aburridos Oscar y que además tenía la presencia de Clooney. Así que con esas me dispuse a disfrutar de ella en una sala de cine con una bolsa de gominolas.

La película empieza de una forma un poco hardcore, un padre de dos hijas se enfrenta de repente a una situación bastante jodida. Su mujer está vegetal en el hospital y para colmo se entera de que esta le iba a pedir el divorcio y le estaba siendo infiel. Entre tanto tiene que tomar una decisión que podría hacer ricos a sus primos.

Como veis la situación de este señor es un poco delicada. La película nos hace ponernos en el papel de Matt (interpretado por George Clooney). Pensamos como lo haríamos nosotros e incluso lo podemos llegar a juzgar. Yo por suerte nunca he estado en una situación tan jodida así que mi visión simplista me puede llevar incluso a pensar que lo está haciendo mal. El director juega con nosotros a eso, claro.

La interpretación de Clooney es de sobresaliente. No se si es la mejor de su carrera, como dicen algunos, pero lo que está claro es que llegas a sufrir con ese hombre y consigue que nos pongamos en su papel. Además es interesante ver como puede cambiar a un registro tan diferente al que nos tiene acostumbrados.

El resto de actores están en su punto. No olvidemos que en una película así hay que meter también toques de humor, porque a la gente no le gusta el drama puro. En este caso ese apartado lo llevan la hija menor y el amigo especial de la hija mayor. Gracias a ambos no salimos de la película con el cuerpo demasiado cortado.

La relación paterno filial con la hija mayor es también un punto muy interesante del guión. Ver como se reconcilia el padre con la hija y comprender los motivos que le llevaban a ella a actuar de tal forma es bonito. Ver como la relación sale reforzada de un momento tan duro y no lo contrario, que es lo que tiene más posibilidades en un caso así.

El compendio de todo esto hace que la película sea buena, pero no se si muy destacable. No es una película que yo vaya a recordar ni mucho menos de esas que compro en los 3×2 de la FNAC. Es para ver una vez, entretenerte y pasar a otra cosa, al menos bajo mi punto de vista.

Sin embargo ¿qué pensáis vosotros? ¿Cuantos Oscar se llevará?
Al contestar esta pregunta entras a participar en el concurso Los Oscars de Cine en Serio y puedes ganar un pack de películas gentileza de Fikun, una web que te permite organizar todos tus ítems, comentarlos y discutir sobre ellos, descubrir nuevos, y seguir lo que tus amigos compran.