Life feels good, la discapacidad diferente

Desde la ñoñería sensiblera de Intocable a la mirada arty de La escafandra y la mariposa, pasando por la hollywoodiense La teoría del todo, el cine sobre discapacidades demuestra tener posibilidades de discurso bien diferenciadas. Solo con leer la sinopsis de Life feels good no es de extrañar fruncir el ceño ante lo que parece ser otra película más sobre discapacitados superando con mucho esfuerzo y tesón lo que les ha tocado vivir, ese tipo de películas que nos ponen frente a alguien con muchos más problemas que nosotros para que así sintamos el bálsamo de que si ellos han podido sacar adelante sus vidas nosotros también podremos.

Pero feels good se aleja con sobriedad y mucho sentido del humor del estigma de vidas ejemplares para presentarnos en primera persona la historia del polaco Mateusz, afectado de parálisis cerebral, desde que era niño a la actualidad. A lo largo de la película oiremos las reflexiones del protagonista que tiene que enfrentarse con la incomprensión sobre cuales son sus limitaciones, sobre todo en el ámbito comunicativo.

Life feels good

Otro detalle a tener en cuenta es la situación histórica de feels good: la de los 80 y 90 que ve como sale del aislamiento comunista y se abre al mundo, con todo lo que ello conlleva. La narración en segundo plano del desarrollo social polaco sirve de espejo a la vida de Mateusz en su lucha por demostrar que no era solo un vegetal, sino que su conciencia también existía.

feels good aborda muchos de los tópicos de este cine pero los expone con una mezcla de pudor y respeto, que sin ser frío o distante, consigue acercarnos mucho más de lo que por ejemplo habría hecho una producción hollywoodiense o francesa. Tal es la precisión y cálculo a la hora de narrar la historia que no hay un solo momento en la película de Maciej Pieprzyca que podamos considerar lacrimógeno o incluso excesivamente dramático. Aun así, feels good tampoco renuncia, como he mencionado antes, al sentido del humor, sobre todo al afrontar la sexualidad de Mateusz, viniéndome a la mente el recuerdo de la película francesa Nacional 7 que también se enfrentaba con gracia al tema de la sexualidad en los discapacitados.

Life feels good

feels good acaba siendo tan diferente a todo lo que hemos visto que ni siquiera es una película incómoda, produciéndose la mayoría de los momentos más desagradables por culpa de los sanos. Toda una sorpresa que esperemos tenga el recorrido que merece, a pesar del rechazo que pueda provocar su tema y lo peculiar de su planteamiento.

2 comments

Deja un comentario

You May Also Like

El señor Manglehorn, mejor solo que mal acompañado

Al Pacino es uno de esos actores icónicos que han marcado una época en la historia del cine. Pronunciar en voz alta su nombre es gritar cine en mayúsculas. Últimamente…
Ver entrada

Festival de Sevilla 2018: «La sombra del pasado» de Florian Henckel von Donnersmarck

El regreso del alemán Florian Henckel von Donnersmarck al mundo del cine tras el severo revés que supuso su aventura americana prometía ser una nueva mirada al pasado de su…
Ver entrada

El Gran Gatsby, lucha entre intimismo y suntuosidad

Siempre es de agradecer la existencia de directores como Bazz Luhrmann que hacen de cada película suya toda una declaración de intenciones. El problema surge cuando el intento de abarcar…
Ver entrada