La vida secreta de Walter Mitty, la mejor comedia del año

No sé muy bien como plantear la siguiente crítica, ya que sé de sobra, que lo nuevo de Ben Stiller quizás no esté hecho para todos los públicos.

Me explico, estamos quizás ante la mejor comedia del año, y aunque me repita de nuevo, quizás la mejor comedia que se haya hecho en mucho tiempo. Ben Stiller es conocedor a la perfección de las herramientas necesarias para sacar una sonrisa al espectador, ya sea con un humor más grueso o fino, ha sido capaz de construir a la perfección la ‘quintaesencia’ del hombre medio común que busca un cambio en su vida. Y es que en sus películas como director, siempre han tenido ese doble significado y esa crítica, siempre apoyado en el lado cómico, que tanto hace falta actualmente.

Muchos eran los resoplidos y muchas eran las pantallas de móvil que iluminaban la sala durante la proyección de La vida secreta de Walter Mitty, y es que no es una película al alcance de todos. Su guión, de Steve Conrad (En busca de la Felicidad, El hombre del tiempo), está construido con sustentos, es decir, es más importante lo que no se dice o no se ve, que lo que tenemos en pantalla, por eso, siempre lo planteo como condicional, tal vez el espectador común no sea capaz de entender la nueva comedia del tío ese de Algo pasa con Mary.

DF-11070-Edit - Ben Stiller in THE SECRET LIFE OF WALTER MITTY.

Indudablemente no todo es perfecto, ya que hay situaciones, que dentro de la historia, tienen poca o ninguna veracidad, pero como ya hablamos en el podcast de Cine en Serio #9 son cosas que quedan olvidadas a favor de la continuidad de la historia (sí, incluso la lucha con tiburones o el homenaje escondido a la pelea del pollo y Peter Griffin en Padre de Familia).

Si esto no fuera poco, la banda sonora (llena de guiños modernuquis a los nuevos músicos más indies y a David Bowie) y la fotografía y los efectos hacen de La vida secreta de Walter Mitty una película a descubrir y que lamentablemente, pasará desapercibida por no ser la comedia que todos esperaban.