La noche que mi madre mató a mi padre

Festival de Málaga: LA NOCHE QUE MI MADRE MATÓ A MI PADRE, y a todos nosotros

Es curioso como las películas de humor, pensadas para el deleite de las grandes masas siempre hacen reír a los demás. Lejos de autopsicoanalizarme, La noche que mi madre mató a mi padre tiene todo para convertirse en una de las tantas comedias españolas que salen al año.

ProbablementeLa noche que mi madre mató a mi padre rasque algún premio – desde proponemos una sección al Mejor para Eduard Fernández, ya que todo lo que hace lo hace bien y año tras año se pasea por la alfombra roja del Cervantes– como ya pasó con 15 años y un día, que gustó mucho a todos menos a servidor.

La noche que mi madre mató a mi padre

Pero es que lo que pretende ser una sutil y comedida, con un referente claro en el cine de asesinatos y misterio que podría realizar Woody Allen, se transforma en una de enredos donde la única explicación posible para seguir adelante y llegar al final del guión es: ¿y ahora qué más?

Ni un magistral, ni una María Pujalte haciendo de María Pujalte, ni tan siquiera el papel testimonial de Diego Peretti – interpretándose a sí mismo como el argentino que menos habla del mundo– consiguen remontar una que sabe de antemano hacia dónde va, cosa que no impide enmendar ese viaje con algún giro loco de guión, quedándose en nada después de todo lo visto.

Podría seguir enumerando cosas que no me han gustado de La noche que mi madre mató a mi padre –la música de jazz que te predispone al ‘esto es una de enredos y ojú que bien’– pero seguramente me equivoque y esté ante puro manjar cómico, por lo que puede que yo esté resfriado y no note el sabor.

O no.

Deja un comentario

You May Also Like

Locas de alegría, alguien voló de la Villa Biondi

Locas de alegría fue la película del año en Italia en el 2016 y la más premiada en la Seminci de Valladolid presentándose este fin de semana en nuestra cartelera…
Ver entrada

Tomb Raider, el caballero Don Dinero

Tomb Raider no es precisamente un portento cinematográfico; a estas alturas, no voy a ser el primero que señale el elefante en la habitación. Muchas críticas ya lo han ido…
Ver entrada

Muito Romântico, estructura, dualidad y destrucción

Muito Romântico comienza con un viaje en barco que lleva a la pareja formada por Melissa y Gustavo de Brasil a Alemania. Una vez establecidos en Berlín el viaje continúa…
Ver entrada