La Jungla de Cristal, el carisma de una camiseta interior

A la avanzada edad de 12 años le di el coñazo a mi padre durante una semana para que nos llevase al cine. Quería ver una protagonizada por el tío ese que salía en la serie Luz de Luna y que ahora se había metido a hacer películas. Tras mucho insistir nos fuimos toda la familia (mi padre, mi madre y mi hermano de seis años) al Cine Alameda en el centro de Sevilla. Fue de esas veces que dices: «Esto de las pelis mola un montón» y se te queda grabado en la mente como una de las mejores experiencias de tu infancia.

Obviamente, La Jungla de Cristal no era una peli para niños. Mataban a gente de un tiro a la cabeza en diversas ocasiones y el protagonista decía muchas palabrotas. Pero John McClaine no dejaba de ser un tipo que ejercía su labor de policía como lo hace un niño, con pasión y disfrute. Esas ganas de jugar eran las que había perdido el Sargento Powell pero, tranquilos, las recuperará. Además el malo daba mucho susto porque parecía un tipo normal que no tenía pinta de malo, o al menos solo ponía cara de malo cuando era malo.

La Jungla de Cristal no deja de ser una actualización de los viejos esquemas de películas del oeste: el solo ante el peligro que está en el lugar equivocado en el momento equivocado. encarnó con gran convicción al hombre solitario, bueno pero un poco desastre, que se convierte en héroe sin pretenderlo mientras mata a los malos uno a uno y en medio suelta una réplica ingeniosa.

Además, el tiempo ha sido inconmensurable con La Jungla de Cristal convirtiéndose en una de las mejores películas de de todos los tiempos. Ritmo, personajes, comedia, drama, tiros, explosiones y una rodada como las de antes, donde no se abusaba del montaje, las peleas se sentían y tanto los buenos como los malos sudaban y sangraban. Nunca una camiseta interior tuvo tanto carisma.

 

3 comments

Deja un comentario

You May Also Like

La garra Escarlata, nuevas emociones y misterios

Hubo un tiempo en que alguien consideró que dar un giro más actual al personaje de Sherlock Holmes podría ser un concepto original, interesante y que llevaría a un nuevo sector de público al personaje clásico. Este es el caso de la culminación de una serie de títulos basados en el personaje de Conan Doyle, que encuentran, a mi parecer y en mi cuestionable criterio, un momento cumbre en La garra Escarlata. La Garra escarlata nos traslada a la zona francófona de Canadá, donde Holmes debe enfrentarse con una serie de sucesos que escapan a la razón, desencadenados al recibir una carta de alguien que ya ha fallecido cuando es recibida, todo esto mientras Holmes participa en un congreso de ocultismo, donde es invitado a participar por fervientes creyentes para formar la parte escéptica de todos sus debates.
Ver entrada

Si Dios quiere, el cura ya tiene un amigo

Se abre el telón. En una habitación de una casa humilde puede verse a un señor doctor amargado, un cuñado cojo, un hermano con un retraso mental evidente y una…
Ver entrada

Predestination, los peligros del relato escrito

Predestination pretende ser una nueva tuerca al concepto de los viajes en el tiempo, mezclando, como no puede ser menos, algún que otro concepto ya usado en la ciencia ficción,…
Ver entrada