La Jungla 3: La Venganza, verano en la ciudad

Estaba claro que tras la cierta falta de originalidad de La Jungla 2 había que buscar un reto aun mayor para el amigo McClane. Y que mejor que trasladar la acción de las navidades de las dos primeras al verano neoyorquino. El hecho de imaginar a John encerrado en Nueva York era suficiente motivo para que nada pudiera salir mal. Además la vuelta de John McTiernan a la dirección nos hacía esperar lo mejor. Afortunadamente no nos equivocamos.

La Jungla 3: La Venganza es la mejor de las secuelas de la saga. Eso es así. De hecho la película empieza con una espectacular explosión en una avenida de la Gran Manzana y a continuación vemos a McClane con una resaca de campeonato portando un cartel en el que pone I hate niggers en pleno Harlem. El caudal de buenas ideas que plantea la cinta es enorme. Pero, sin duda, la mejor idea de todas es plantear la película como una gran gymkana en la que el malo irá poniendo a Bruce Willis en mil apuros mientras lleva a cabo su plan.

La jungla 3: la venganza

Es la La Jungla 3: La Venganza una película con mil sorpresas por descubrir, desde la identidad del personaje interpretado por Jeremy Irons hasta su verdadero objetivo. El británico se encontraba en 1995 en la cresta de la ola y disfrutó de lo lindo con su pérfido rubio platino. Es de esas veces en las que lamentas que exista el doblaje y que haya gente que no quiera (o sepa) disfrutar de la golosa dicción de un actor. Irons tomó lo mejor de Alan Rickman (con motivo) y lo expandió. No sabría decir cual me gusta más de los dos así que lo dejamos en empate.

En cuanto a Willis volvió a sudar y sangrar la camiseta como solo él sabe hacerlo. Es probablemente esta la película en la que reciba más palos, caídas y golpes de toda la saga, y aun seguía teniendo pelo. En esta ocasión se olvidan de su familia y le buscan un amigo, Samuel L. Jackson (¿soy el único que se da cuenta de que a McClane siempre le buscan amigos negros?). El toma y daca entre John y Zeus resulta de lo más divertido y entronca perfectamente con la tradición de buddy movies.

Lo único que se le puede achacar a La Jungla 3: La Venganza es su precipitado y torpe final donde la forma de deshacerse del malo es un tanto chapucera. Tanto es así que en realidad el que vimos no era el verdadero final de la cinta. Aquí os dejo el que McTiernan llegó incluso a rodar y el estudio le echó para atrás:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=DmCyWvFGUuU

Deja un comentario

You May Also Like

La crónica francesa, los manierismos de Anderson

Aprecio mucho que Wes Anderson haya dejado de tratar de ocultar quién es: en La crónica francesa encontramos todos sus manierismos, tics, montajes, pequeños personajes, sets imposibles y colores maravillosos.…
Ver entrada

Elysium, entretenida obviedad

Por derecho propio, Neill Blomkamp pasa a engrosar la lista de directores que tras maravillar con su primera película pega un traspiés tras obtener millones y estrellas de renombre para llevar…
Ver entrada

Kursk, burocracia mortal

El naufragio del submarino ruso Kursk, tragedia que tuvo lugar el 12 de agosto del año 2000 en el mar de Barents y que supuso la muerte de los 118…
Ver entrada