La guerra de las corrientes, entre luces anda el juego

Como he sido un niño muy bueno quiero pediros, desconocidos Reyes Magos que para el año que ahora comienza me traigáis muchas, pero muchas películas que no sean remakes, spin-offs o segundas y terceras partes de nuevas sagas interminables ¡deseo ideas nuevas como esta Guerra de las corrientes, del mexicano Alfonso Gómez-Rejón

La guerra de las corrientes de Alfonso Gomez-Rejon

Quiero una historia que no recuerde haber visto antes en pantalla grande y que cuente con un reparto de actores tan importantes como el mágico Benedict Cumberbatch, el serio Michael Shannon o el jovencito y prometedor Nicholas Hoult. Tres hombres en guerra a finales del siglo XIX que busquen la fama y el reconocimiento rápido y con dolor o tres inventores a los que se les encienda más de una bombillita.

Deseo también que la acompañe a la perfección los momentos tristes y duros o los de mayor gloria y celebración. Me gustaría que el montaje ayude a la narración de hechos lo más rápido posible ¡la cuesta de enero me invita a ahorrar en todo lo que se pueda! y que el guion sin muchas florituras tenga más luces que sombras siendo de fácil digestión y no empache ¡suficiente he tenido ya con las cenas de Navidad!

Pues sí, Sus Majestades de Oriente han leído mi carta y la cosa empieza bien en este 2020 que acaba de nacer. Los tres lados del triángulo científico que aquí muestran su mejor cara, individualmente son muy buenos, en conjunto y relacionándose entre si mejoran con el paso del metraje como el buen vino. Thomas Alva Edison es un inventor casado y con hijos o el genio que firma patentes a diestro y siniestro llevando el cinematógrafo a Estados Unidos, George Westinghouse es un hombre de negocios que ataca como un tiburón cuando huele el dinero fresco de inversores o un excelente compañero de trabajo que se entristece cuando sus amigos desaparecen y Nikolas Tesla es un emigrante en que recién llegado al país se une a los dos, conociendo los tipos de corrientes al uso, la continua y alterna que conseguirá unir a su motor de inducción. Así será como los tres correrán como locos para llegar a una meta localizada en Chicago en 1893, llamada Feria Internacional. Cometerán grandes errores y acertarán en algunas etapas, experimentarán y probarán en el camino dejando huellas para que otros se aprovechen, como la silla eléctrica de Harold P. Brown y finalmente solo uno de ellos ¿por qué no dos? serán el caballo ganador que consiga el contrato soñado.

La guerra de las corrientes de Alfonso Gomez-Rejon

La vida familiar o social no es aquí lo más importante aunque puede ayudar o atrasar los avances de estas tres fichas en el tablero. No hace falta que se encuentren en persona o mantengan la rivalidad con acaloradas discusiones a la luz de una lámpara, es suficiente la gigantesca sombra proyectada en la opinión pública de alguno de ellos para que por momentos se caiga en el desánimo y la desconfianza más terrible. Los padrinos e inversores que con su dinero y riquezas apoyan estas iniciativas inventivas, tienen mucho que contar así como los alcaldes de todas las ciudades que piden ser pioneras y pruebas de sus experimentos, una especie de senadores que añaden a su causa el voto necesario para ganar esta carrera que parece electoral. 

No, esta vez no es Igor el que maneja las maquinolas que dan vida al monstruo, son tres mentes maravillosas que necesitarían doce vidas para hacer realidad y llevar a cabo las ideas de las que son presos. Son unos pioneros que iluminan la noche, héroes del progreso y ante todo personas con sentimientos que buscan ser protagonistas de un futuro mecánico donde la Revolución Industrial brilla con luz propia.

El carbón, aunque sea dulce, se lo dejamos para las máquinas de vapor. Quise un regalo como este y recibo una sorpresa escondida en el roscón. La guerra de las corrientes, es de todo menos corriente, es de más interesante ¡Ole tú Alfonso, tú si que vales! Para ti va mi Comodín de Oro.

La guerra de las corrientes (2017, Alfonso Gómez-Rejón) ⭐️⭐️⭐️

[imdb]tt2140507[/imdb]
6 comments
  1. Atención, pregunta. Lo que nos llega ahora a los cines qué es; la primera versión montada por Harvey Weinstein, o el montaje que hizo el director una vez que recuperó el control de su película?

  2. Me alegra que por fin se estrene esta película sin el montaje de Harvey Manostijeras Weinstein y que la crítica que has realizado haya sido positiva, porque todo lo que leído sobre esta película, tanto con el montaje estrenado en el Festival de Toronto como el realizado por el director, no invitan al optimismo.

    En la extinta y querida lashorasperdidas publicaron un artículo relatando la vida que ha tenido esta película desde la disolución de la Weinstein Company.
    https://www.lashorasperdidas.com/index.php/2019/04/11/una-segunda-vida-para-the-current-war/

Deja un comentario

You May Also Like

The Master, el precio de la libertad

Probablemente Paul Thomas Anderson sea el cineasta americano más libre que existe. Y no me refiero a la libertad de poder hacer la película que quiera, que también. Hablo más…
Ver entrada

Festival de Málaga: Días de vinilo

Dicen que en el cine, como en la vida misma, está todo inventado. Que esta o tal película es muy parecida a aquella otra de los años catapún y que…
Ver entrada

The Skeleton Twins, tristeza, depresión y sentido del humor

Desde los tiempos de Chaplin los actores cómicos han supuesto una de las mejores armas que el drama ha encontrado. Ante ellos bajamos la guardia y, conocedores de que estos intérpretes tienen su fuerte en la comedia, confiamos, inocentes, en que no nos harán llorar, ni nos proporcionarán un atisbo de tristeza. Desde el cine mudo hasta llegar a Jim Carrey, pasando por el imprescindible Jack Lemmon, los cómicos han encerrado siempre ese poso del payaso triste que nos hace esbozar una sonrisa mientras nos mira con una angustia existencial desoladora.
Ver entrada