La camarera Lynn, perversiones normalizadas

Por pura cuestión comercial La camarera Lynn ha sido comparada y promocionada como la respuesta alemana a Cincuenta sombras de Grey, como si el público de una y otra fuese remotamente similar. Obviamente las espectadoras de la yuppie de la película de Sam Taylor-Johnson no encontrarán aquí nada a lo que agarrarse. En cambio, el público que tenga curiosidad por un sutil relato sobre los comportamientos sexuales fuera de la norma, así como un retrato femenino notablemente desarrollado, hallará en la película de Ingo Haeb una muy interesante película.

La camarera del título trabaja en un hotel donde se dedica en sus tiempos muertos a espiar bajo la cama a los clientes que tienen visitas peculiares. Un día contacta con una dominatrix con la que establecerá una relación llena de complicidad y ternura.

La camarera Lynn

Una de las cosas que más llaman la atención, de forma positiva, en La camarera Lynn es la apuesta por un retrato femenino tan profundo que provoca la práctica ausencia de personajes masculinos de relevancia. Las relaciones de Lynn con los hombres no es que sea insatisfactoria, sino que es prácticamente ausente excepto en los primeros compases de la película.

Una vez que Lynn encuentra en la dominatrix a una compañera de confianza, la película va desarrollando un perfil psicológico en la que la atención a los detalles y el respeto por el personaje toman las riendas. Así, la historia de La camarera Lynn, al contrario de la mencionada película protagonizada por Dakota Johnson, da tintes de normalidad, o al menos no condena, las acciones sexuales de sus protagonistas, sin necesidad de cubrirlas de un manto psicoanalítico que las justifique.

La camarera Lynn

Sin duda este acercamiento amable pero sin escatimar momentos de crudeza acaba siendo lo más reseñable de la película de Ingo Haeb que también cuenta con el gran trabajo de para redondear una película de lo más interesante.

2 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Tres idénticos desconocidos, una conmoción tierna y desbordada

Tres idénticos desconocidos es uno de esos documentales que recurre insidiosamente a las imágenes de archivo de la historia real de sus protagonistas, los trillizos Edward Galland, David Kellman y…
Ver entrada

Tribunal, el burócrata humanizado

En los dos últimos años hemos tenido la oportunidad de asistir a una especie de renovación de lo que podríamos llamar cine de juicios. Películas tan diferentes como Gett: El…
Ver entrada

Thor: Ragnarok, ¿quién necesita un martillo?

Si hay alguien que todavía se acuerda de Thor: El mundo oscuro, recordará lo que pensó nada más verla … pero como no hay nadie que se acuerde, nunca lo…
Ver entrada