Kung Fury, la mejor película corta del mundo

La nostalgia, ese sentimiento ancestral como ‘el-trabajo-más-antiguo-del-mundo’ es una de las características que mejor define al ser humano. Estás un domingo por la tarde en casa, asqueado de la vida y queriéndole poner freno al minutero que cual máquina del tiempo cutre, te llevará a un Lunes Atroz, entonces recuerdas aquellas películas, por ejemplo, de los 80. Esa ‘innecesidad necesaria’ de que cosas fuera de todo sentido ocurriesen: ser más duro que el hormigón armado, tener siempre la última frase recurrente, que la chica y su pelo cardado se enamoraran perdidamente del protagonista, soldados chinos ninjas y magos ancestrales de tiempos lejanos y culturas desconocidas.

Todos y cada uno de esos clichés, añadiendo el más recurrente de todos en los últimos tiempos, el cliché de los nazis, son muy bien llevado por Kung Fury, conformando una amalgama de sueños húmedos de todo postadolescente ochentero.

kung fury

Kung Fury, es lo que pasaría si videojuegos como ‘Doble Dragón’ o ‘Cadillacs & Dinosaurs’ tuvieran una noche alocada con las películas de la Cannon o John Carpenter y, nueve meses después, naciera un portentoso criajo que hubiera sacado lo mejor de la madre y el padre, siendo capaz de presentar nuevas armas con las que conquistar el mundo. Quizás haya perdido un poco el norte en la comparación y haya creado la fórmula secreta del nuevo alguacil universal que pondrá bajo su yugo nuestra existencia como seres humanos, pero precisamente eso es Kung Fury, un batiburrillo sin sentido de nostalgia, capaz de mantenerte alerta y pendiente de la pantalla durante sus apenas 30 minutos de duración.

Pero volvamos a la nostalgia por un segundo, la misma que ha hecho que la Marvel decidiera dar luz verde, para mí al menos, a una de sus mejores películas de todos los tiempos, hablo de Guardianes de la Galaxia, que se movía entre la nostalgia del cine ochentero y los seriales de los años cuarenta, o Mad Max: Furia en la carretera, que ha vuelto a poner en la palestra el cine de acción analógico (al menos en algunas partes), devolviendo a George Miller al terreno, alejado ya de animar pingüinos en 3D. La nostalgia nos ha devuelto lo que queríamos, aunque no lo supiéramos, todos aquellos que empezamos a ver cine a una edad temprana, crecimos con esas películas sin sentido dónde el exceso era sinónimo de un ‘buen argumento’, más tarde vendría el cine ‘paraíto’ y las largas charlas existenciales de otros géneros, pero aquí es dónde empieza todo, en un base de la Antártida mientras la ataca un ser del espacio exterior o en un barrio chino, dónde queremos rescatar a esa chica rubia que tanto nos ha vuelto loco.

kung fury

Tal vez, me gusta demasiado hablar con condicionales demostrando que no estoy para nada seguro de lo que digo, el éxito de Kung Fury no se quede solo en su contenido revisitado y audaz, ni en la infinidad de gags que han sido capaces de hacer, o en el respeto absoluto que tiene la trama por no tomársela en serio; tal vez la culpa del éxito de Kung Fury también tenga la democratización del medio por el que ha sido distribuido, de manera libre en Youtube para todo el mundo, salvo para algunos países alocados de Europa con sus normas sobre la piratería que en España jamás comprenderemos. Así pues, Kung Fury pone en manifiesto que hay otros modos de llegar a la gente, aunque todavía está por ver si son los más satisfactorios, económicamente hablando, claro.

kung fury

Ojalá, alguien sepa ver el filón de esto, y lo lleve todo a buen término, aunque en la industria del cine estos dos términos sean fruto de la antítesis, y nos regalen una segunda parte, o una primera en versión largometraje, del Kung Fury, pero con más dinero privado y sin necesidad de recurrir a campañas de crowdfunding, las cuales están demostrando cada vez ser más necesarias para el desarrollo de artistas, pero llegando a contemplarse como unos cimientos de paja en una industria construida con cemento armado.

 

0 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Kingsman: Servicio Secreto, el hermano pequeño de James Bond

Matthew Vaughn continua con el carnaval ya finalizado para el resto de los mortales y se disfraza como el más innovador bartender del mundo al presentarnos un combinado que hará las delicias de los adolescentes y entretendrá al público más adulto. Mezcla en una coctelera una pizca de James Bond, las claras referencias a sus películas son constantes en todo el metraje, dos partes de El Superagente Cody Banks y un chorrito de la acción de Spy Kids de Robert Rodriguez y obtendremos Kingsman: Servivio Secreto.
Ver entrada

Filmin Music Festival: Clamores Jazz, 30 años de música

Antes de empezar a ver un documental, sobre todo un documental sobre el que vas a escribir después, uno tiene que plantearse una simple pregunta, ¿qué sabía antes del tema?…
Ver entrada

Madame Bovary, para incondicionales de los dramas de época

De forma similar a lo que ocurría en Jane Eyre de Cary Fukunaga, también con Mia Wasikowska en el reparto, llega a nuestras pantallas con más de un año de…
Ver entrada