Festival de Málaga: KAUFLANDERS, de cuñados y pedantes

¿Cuántas aseveraciones habremos lanzado al aire en estos años que llevamos de crisis? ¿En cuántas reuniones de amigos habremos pontificado sobre quién es el culpable de todo lo que pasa a nuestro alrededor? Kauflanders pretende aglutinar todas estas ideas y lanzárnoslas a la cara con la intención de que algo se nos remueva por dentro.

kauflanders

Siguiendo una narración cercana a lo de creación, la película de Olaia Sendón acumula ideas y sensaciones en un continuo estado de reflexión donde la imagen, dentro y fuera de contexto, adquiere nuevos significados. Una cena de amigas es el nexo de unión de la acumulación de grabaciones en Super 8 que se van alternando. Las cuatro mujeres divagan sobre la especulación, los créditos, la naturaleza de las imágenes y demás derivas intelectuales que desde lo más pedante a lo más cotidiano. También seremos testigo de la narración del mito del Kauflan, un ente que se manifiesta a través de las matemáticas y la economía.

El principal valor de Kauflanders reside en su capacidad de proponer un discurso abierto a la interpretación que en ningún momento pretende ser nítido. Al contrario, esa catarata de ideas e imágenes es la que hace que nos planteemos el verdadero peso de nuestras ideas y que nos demos cuenta de que todos somos un cuñado en potencia.