Invasión a la tierra, una oportunidad perdida

20110405-025117.jpg

Hay que reconocer que el género de invasiones de extraterrestres da mucho juego y buena prueba de ello es que cada año se estrena una película con este tema. Distric 9 tomaba una perspectiva entre documental y denuncia social, La guerra de los mundos o Señales tomaban a la familia como eje central y en Skyline veíamos a unos jovenzuelos afectados por esta situación. Así, esta Invasión a la tierra coge el camino bélico en un atisbo de originalidad que acaba ahí.

Los marines son los protagonistas de esta peripecia donde los extrasterrestres son una abstracción en el cielo y de cerca son unas especies de robots indestructibles. El problema está en que el director no es ni Spielberg ni Scott. Me estoy viendo al realizador vendiendo su película a los ejecutivos de la Columbia como un cruce entre Black Hawk derribado, Salvar al soldado Ryan y District 9. Después buscamos un actor conocido pero baratito y a cuatro o cinco operadores de cámara con Parkinson, para que todo parezca como muy real e inmediato. ¿Y si metemos a una marine para atraer al target femenino? Pues llama a Michelle Rodriguez que tampoco tendrá que prepararse mucho el papel.

20110405-025135.jpg

El caso es que el tal Jonathan Liebesman que dirije no es un Bay o un Snyder que con un churro de guión te hacen una cosa media decente. El pobre se limita a resolver con mediana solvencia una inexistente trama repleta de todos los personajes tópicos posibles: el veterano traumatizado, el joven inexperto pero valeroso, el soldado negro, el niño, la veterinaria y el hispano. Creo recordar que también hay un soldado oriental. También tenemos el momento del discurso motivacional protagonizado por un más que solvente Aaron Eckhart que hace lo que puede con lo que le han dado. Y muchos gritos, porque los marines siempre están muy agobiados y hablan dando voces.

En conclusión, una oportunidad perdida de ofrecer un nuevo enfoque al manido género de invasiones alienígenas. Una nueva muestra de que parece que cualquiera te hace una buena película de acción. Otra vez será.