Into the woods, un desperdicio de ideas interesantes

Desde que irrumpiese en el firmamento de Hollywood con la ya olvidada Chicago, ganadora del Oscar a la Mejor Película en 2003, Rob Marshall ha ido alternando el cine dramático con vocación premiable (Memorias de una geisha) y las aventuras piratas más impersonales posibles, con otros intentos en el musical: la desaprovechada Nine y este Into the woods que nos ocupa y que no mejora demasiado su curriculum.

El célebre musical de Stephen Sondheim, autor del libreto en que se basaba el Sweeney Todd de Tim Burton, Into the woods se adelantó a Shrek en su intención desmitificadora de los cuentos infantiles: obviando las partes que ya conocemos de estos relatos vemos a Cenicienta, Caperucita Roja, Rapunzel y a Jack de las habichuelas mágicas tanto en los momentos previos como en los posteriores a sus narraciones escritas. Además, éstos habitaban el mismo universo y sus encuentros en el bosque eran el nexo de unión que proponía una interesante reflexión sobre la naturaleza de los personajes, sus dudas, intenciones, anhelos, es decir, una profundización en unos caracteres que, con el tiempo, se convirtieron en estereotipos. Todo esto hereda su adaptación cinematográfica, pero de forma plana y, sobre todo, aburrida.

into the woods

Hay que reconocer que la primera hora de Into the woods nos hace tener algo de esperanza en que vamos a disfrutar con ella: el ritmo es cadenciosamente musical, los personajes resultan interesantes y, todo esto, a pesar de la perezosa puesta en escena de Marshall, que se limita a poner a cantar a los personajes en decorados falsos, como si los estuviese rodando en un escenario de Broadway. Una vez superados esos minutos, la película de Rob Marshall empieza a dar bandazos entre personajes, olvidando mantener algo de la coherencia inicial, provocando que todas las ideas interesantes presentes en el musical se vayan al garete. En poco ayuda la realización del director que se muestra parca en ideas con las que desarrollar la propuesta: parece que le basta en confiar en el innegable buen hacer de Meryl Streep, Emily Blunt y Anna Kendrick y en las canciones de Sondheim para salir del paso.

Mientras tanto, nos encontramos huérfanos de musicales cinematográficos que llevarnos a las retinas y los oídos: el infausto recuerdo de Los miserables aun resuena en nuestra memoria. Todavía no hemos visto Annie, pero disculpadme si los prejuicios nos hacen temer lo peor.

3 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

La corona partida, Juego de Tronos español

Tengo algunos amigos que llevan esperando con muchas ganas el estreno de la película de Jordi Frades. Son fervientes admiradores de series españolas con temática y contenido histórico como La…
Ver entrada

Festival de Sevilla 2021: «Great Freedom» y «¿Qué hicimos mal?

Great Freedom (Sebastian Meise, 2021) El artículo 175 estuvo vigente en Alemania hasta 1994, o eso al menos eso dice Wikipedia. Una ley que penaba las relaciones homosexuales de sexo masculino.Y…
Ver entrada

Festival de Málaga: Por un puñado de besos

Lo primero que uno se pregunta al enfrentarse a Por un puñado de besos es qué hace en la Sección Oficial del Festival de Málaga. Por poner un ejemplo que…
Ver entrada