Into the woods, un desperdicio de ideas interesantes

Desde que irrumpiese en el firmamento de con la ya olvidada Chicago, ganadora del a la Mejor Película en 2003, Rob Marshall ha ido alternando el cine dramático con vocación premiable (Memorias de una geisha) y las aventuras piratas más impersonales posibles, con otros intentos en el : la desaprovechada Nine y este Into the woods que nos ocupa y que no mejora demasiado su curriculum.

El célebre musical de Stephen Sondheim, autor del libreto en que se basaba el Sweeney Todd de Tim Burton, Into the woods se adelantó a Shrek en su intención desmitificadora de los cuentos infantiles: obviando las partes que ya conocemos de estos relatos vemos a Cenicienta, Caperucita Roja, Rapunzel y a Jack de las habichuelas mágicas tanto en los momentos previos como en los posteriores a sus narraciones escritas. Además, éstos habitaban el mismo universo y sus encuentros en el bosque eran el nexo de unión que proponía una interesante reflexión sobre la naturaleza de los personajes, sus dudas, intenciones, anhelos, es decir, una profundización en unos caracteres que, con el tiempo, se convirtieron en estereotipos. Todo esto hereda su adaptación cinematográfica, pero de forma plana y, sobre todo, aburrida.

into the woods

Hay que reconocer que la primera hora de Into the woods nos hace tener algo de esperanza en que vamos a disfrutar con ella: el ritmo es cadenciosamente musical, los personajes resultan interesantes y, todo esto, a pesar de la perezosa puesta en escena de Marshall, que se limita a poner a cantar a los personajes en decorados falsos, como si los estuviese rodando en un escenario de Broadway. Una vez superados esos minutos, la película de Rob Marshall empieza a dar bandazos entre personajes, olvidando mantener algo de la coherencia inicial, provocando que todas las ideas interesantes presentes en el se vayan al garete. En poco ayuda la realización del director que se muestra parca en ideas con las que desarrollar la propuesta: parece que le basta en confiar en el innegable buen hacer de Meryl Streep, y Anna Kendrick y en las canciones de Sondheim para salir del paso.

Mientras tanto, nos encontramos huérfanos de musicales cinematográficos que llevarnos a las retinas y los oídos: el infausto recuerdo de Los miserables aun resuena en nuestra memoria. Todavía no hemos visto Annie, pero disculpadme si los prejuicios nos hacen temer lo peor.

3 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

You May Also Like

Ocean’s 8, Stacy Malibú tiene un sombrero nuevo

No falla: película que protagonizan mujeres, película que cuarentones descerebrados viviendo con sus padres quieren boicotear porque no es lo que ellos quieren ver. En Star Wars ahora hay más…
Ver entrada

The lady in the van, tengo una furgoneta amarilla

A finales del siglo XX Londres fue testigo de una historia singular. El escritor y dramaturgo Alan Bennett vecino del barrio de Camden Town, en Gloucester Crescent, convivió con una…
Ver entrada

Festival de Málaga, Sección Oficial: SELFIE, la España pija

Selfie de Victor García León se presenta como si de un cruce entre Berlanga y Gervais se tratase: del primero recupera el gusto por el vitriolo y la capacidad de…
Ver entrada