Happiness, la gracia del drama

Happiness no es una pero hay veces que sonreiremos maliciosamente. Happiness es un drama pero en pocas ocasiones nos emocionaremos. Lo que sí es Happiness es una película treméndamente incómoda.

Puede parecer que todos los personajes que aparecen aquí no tienen nada que ver con nosotros. En el fondo lo que hace es lo mismo que hizo Valle-Inclán al inventar el esperpento: aplicar un espejo deformante a nuestra realidad. Pero no deja de ser nuestra realidad.

No es cómodo ver a un señor pedófilo que es un buen padre de , ni a unos padres mayores infelices que podrían ser los nuestros y a unos vecinos que no sabemos que hacen tras las puertas de sus casas.

Es la infelicidad la que produce monstruos pero también es la búsqueda de la felicidad la que nos convierte en infelices. La satisfacción de nuestros deseos pueden convertirnos en infelices también. Mejor dejar las cosas como estaban. O no.

HAPPINESS SE EMITE ESTA NOCHE EN LASEXTA3 A LAS 23:35

 

0 comments
  1. Pocas películas me han dejado una sensación tan desagradable después de verla…
    Momentos más que incómodos. Si el objetivo era que viéramos que algo que desde fuera parece perfecto pero realmente es una de las manzanas más putrefactas de nuestra sociedad, tengo que decir que el director lo consigue.

  2. Preciso tu comentario. Una gran película. Hay más Happiness de la que nos atrevemos a reconocer y por suerte, hay mucho de lo otro.

Deja un comentario

You May Also Like

#PremiosGoya: I’m your Father: a true story, el mainstream se hace underground

David Prowse engrosa la filas de los caídos en servicio por el bien del show bussiness y del espectáculo. Hace muchos muchos años, era el cuerpo que ponía planta y…
Ver entrada

Festival de Sitges 2019: «¡Vaya luna de miel!», otra lección de tío Jess

Es un poco extraño ver en los medios durante la cobertura de festivales reseñas de películas que son reposiciones, obras restauradas o en definitiva obras que no pertenecen al panorama…
Ver entrada

Sitges 2014: The Guest

The guest, de Adam Wingard, se puede resumir con tan solo una frase: nunca te fíes de aquellas personas que se acoplan en tu casa en plan okupa. El film…
Ver entrada