Happiness, la gracia del drama

Happiness no es una comedia pero hay veces que sonreiremos maliciosamente. Happiness es un drama pero en pocas ocasiones nos emocionaremos. Lo que sí es Happiness es una película treméndamente incómoda.

Puede parecer que todos los personajes que aparecen aquí no tienen nada que ver con nosotros. En el fondo lo que hace Todd Solondz es lo mismo que hizo Valle-Inclán al inventar el esperpento: aplicar un espejo deformante a nuestra realidad. Pero no deja de ser nuestra realidad.

No es cómodo ver a un señor pedófilo que es un buen padre de familia, ni a unos padres mayores infelices que podrían ser los nuestros y a unos vecinos que no sabemos que hacen tras las puertas de sus casas.

Es la infelicidad la que produce monstruos pero también es la búsqueda de la felicidad la que nos convierte en infelices. La satisfacción de nuestros deseos pueden convertirnos en infelices también. Mejor dejar las cosas como estaban. O no.

HAPPINESS SE EMITE ESTA NOCHE EN LASEXTA3 A LAS 23:35