Gente en sitios, genialidad o locura

Imaginemos por un segundo que Gente en sitios se titulara People on places y que en vez de la firmara . No sería extraño pensar que si se dieran estos factores estaríamos hablando que Gente en sitios sería automáticamente considerada una por la masa crítica y que además a cualquiera que se atreviera a decir que es una mierda de película se le tacharía de impostor e inculto.

Pero la realidad es la que es y Gente en sitios la firma realmente un señor llamado Juan Cavestany y en vez de estar protagonizada por algún actor norteamericano de renombre tiene en plantilla a prácticamente todos los actores españoles. Literalmente. Todos.

La película es un ir y venir de sketches, de humor o no, sin relación aparente entre ellos, que nos narran diferentes escenas bastante costumbristas aunque con toques surrealistas. Algo parecido a Holy Motors pero sin hilo conductor.

Por momentos parece que estemos viendo un sketch largo de Muchachada Nui o que nos están timando. Es comprensible llegar a esta conclusión porque en el no es muy común que aparezcan este tipo de cintas, y si lo hacen no salen del circuito independiente o festivales y casi siempre están interpretados por rostros nada conocidos.

Gente en sitios

Se podría decir que Gente en sitios marca un punto de inflexión en el . Consigue juntar por un lado rostros de sobra conocidos con un argumento digno de Vengamonjas o Querido Antonio. Y esta película no es más que un aviso de lo que está por venir, de una nueva corriente de creadores y creaciones fuera de lo común que prefieren centrarse en incomodar y hacer pensar que en tener un argumento legible por el gran público.

Ojalá que esto no se quede aquí y que gracias a gente como Juan Cavestany, que goza de un nombre en la industria, se consiga el desembarco de todo esos jovenes creadores que tienen mucho que aportar en las grandes salas y por fin salgan de YouTube. Nadie daría un duro por Gente en sitios si estuviera firmada por Carlo Padial y es por eso que debemos reivindicarla.

Aunque posiblemente me equivoque y Gente en sitios no sea más que un fallo del sistema y que dentro de unos meses nadie recuerde esto, el siga a lo suyo con sus mariquitas y su Guerra Civil, y que la gente que tiene algo nuevo que decir siga en para siempre y ganándose la vida sirviendo cafés y grabando las bodas de sus colegas. Pero ojalá que no.

5 comments
  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Pingback: Cine en serio
  3. Pingback: Cine en serio

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Sevilla: El camino más largo para volver a casa, buenas intenciones y deberes aprendidos

El principal problema de una película como El camino más largo para volver a casa es que parece más de lo que realmente es. Todas las claves del cine de…
Ver entrada

Sitges 2017: BRAWL IN CELL BLOCK 99, golpe es resistencia

Hace dos años a la 1 de la madrugada subía al escenario del auditorio Meliá de Sitges un director estadounidense a presentar un film que pese pasar desapercibido en la…
Ver entrada

Festival de Sevilla: Heaven knows what, lo peor

Contrariando al título de Heaven knows what cualquiera sabrá qué demonios es lo que nos habrán querido contar Ben Safdie y Joshua Safdie con esta película: unos yonkis vagan por…
Ver entrada