D’A Film Festival Barcelona 2018: A MAN OF INTEGRITY, opresor u oprimido

A la cita del D’A no podía faltar A Man of Integrity, la ganadora del premio Un certain regard, sección del de que premia las películas que aportan nuevas visiones o estilos al panorama cinematográfico contemporáneo. Este año la ganadora del premio, donde estaban seleccionadas otras películas como Western (también en la presente edición del D’A) ha sido concedido a una película iraní que pone contra las cuerdas el régimen corrupto y totalitario del país.

A Man of Integrity

A Man of Integrity está protagonizado por Reza, un hombre que vive con su mujer e hijo en una granja cuidando de una piscifactoría. Su vida entregada al trabajo es sencilla y aparentemente tranquila. Pero Reza pronto es hostigado por Abbas, un hombre de dinero y prestigio que quiere hacerse con sus tierras. Reza intenta solucionar los problemas que le crea por su propia cuenta pero pronto acaba enfrentándose a todo un sistema judicial, político y policial corrupto. A base de palos, él y su mujer acaban dándose cuenta que la única forma de vencer este sistema es jugando el mismo juego. Pronto, la integridad como persona de Reza ira desmoronándose y se verá metido de lleno en el sistema corrupto contra el que luchaba.

La película de Mohammad Rasoulof es muy valiente teniendo en cuenta lo crítica que es ante el país y los procesos de censura por los que pasan todo este tipo de películas. Nos muestra a un personaje que de forma irremediable se ve arrastrado a las fauces de un sistema podrido para no caer en la miseria. En uno de los diálogos del film se afirma que en Irán solo hay lugar para dos tipos de personas, los opresores o los oprimidos. Reza pasa precisamente de oprimido a opresor de una forma natural, donde casi ninguno de sus actos resulta reprochable por muy inmoral que sea. Lo peor de todo es que los motivos que guían a Reza en esta lucha son los de derribar este sistema pero sin darse cuenta acaba metido en él.

A Man of Integrity es una muestra del poder que puede tener una película para denunciar y oponerse a una sociedad simplemente mostrándola tal y como es. Rasolouf no se queda corto e incluso acaba criticando algunos aspectos de la inamovible religión. Más allá de ser una obra valiente es una película de personajes muy bien construidos, situaciones bien hiladas e imágenes para el recuerdo (la escena de los cuervos o la cueva donde se evade Reza). Un film atrevido, con sustancia crítica y que no deja de lado ni la belleza estética ni la coherencia narrativa.

Deja un comentario

You May Also Like

Festival de Sevilla 2018: «Donbass» de Sergei Loznitsa

En 2014, facciones prorrusas se enfrentaron a independentistas ucranianos en la llamada Guerra de Donbass. Sergei Loznitsa, en su faceta de director de “ficciones” (en este festival se podrán ver…
Ver entrada

Juerga hasta el fin, Entourage en el apocalipsis

Cada cierto tiempo aparece un grupito de actores al que se llama «la nueva comedia americana». Tal y como pasa el tiempo es normal que cuando uno se acostumbra a…
Ver entrada

La gran apuesta, visionarios de un futuro de vacas flacas

Ya tenemos aquí una de las primeras firmes candidatas a ganar el Oscar a mejor película el próximo domingo 28 de febrero. La gran apuesta se basa en una historia…
Ver entrada