Rumbos

Festival de Málaga: RUMBOS, inanes vidas cruzadas

Hará cosa de unas décadas Robert Altman y perfeccionaron la narrativa cinematográfica basada en historias cruzadas con dos obras maestras como Short Cuts y Magnolia. Esto dio como resultado gran cantidad de películas que creían que con contar en paralelo varias historias con algún nexo en común ya lo tenían todo hecho. La abominación tocó su techo en 2004 cuando la Academia decidió dar el Oscar de Mejor Película a la detestable Crash de Paul Haggis. Este parece haber sido el modelo de en Rumbos con su segunda película detrás de las cámaras tras Cómo sobrevivir a una despedida.

Rumbos

Seis vehículos son los escenarios donde las diferentes historias se van sucediendo hasta que, más previsiblemente que inevitablemente, muchas de ellas acabarán confluyendo. Nombres reconocibles como los de Carmen Machi, Karra Elejalde, Ernesto Alterio y acompañan a otros más nuevos como Miki Escarbé y Emilio Palacios dentro de una serie de relatos donde poco pueden hacer para aguantar el tipo.

El guión de la realizadora murciana no alcanza a tener historias que despierten interés y el desarrollo de las mismas cruza mil tópicos con los que estamos hartos de cruzarnos: el camionero solitario, la puta con buen corazón, el chico sobrado con amigo de sexualidad titubeante… Además, tampoco hay una propuesta formal que saque a Rumbos de la más pura inanidad en la que se sustenta. Así, los 90 minutos se suceden de forma tediosa, saltando de una historia a otro y aburriéndonos de tal manera que nos ponemos a pensar cosas tan absurdas como ¿por qué una ambulancia se pega toda una noche dando vueltas sin rumbo como si fuese un taxi? Para acabar de rematar, los diálogos parecen sacados de un libro de autoayuda de Paulo Coelho provocando más vergüenza ajena que momentos de sentimiento real.

fracasa a todas luces a la hora de sacar adelante el que parece ser su primer proyecto personal tras el encargo que le hizo Atresmedia (productora que repite aquí) con su primera película. Pero el caso es que incluso preferimos el intento de femenina que era Cómo sobrevivir a una despedida a esta desangelada película que simplemente no interesará a nadie el día de su estreno.

Deja un comentario

You May Also Like

Moneyball, lo que importa son los resultados

  Moneyball no es una película sobre Baseball, no es una película sobre el juego, o sobre los fundamentos del mismo, ni siquiera es una película sobre el deporte, basada…
Ver entrada

Cuestión de justicia, destinado al olvido

Debería disculparme un poco con Clint Eastwood, Richard Jewell sí que ofrece algo más. Que el veterano siga con su estilo tras años de agotamiento no impide que este aún…
Ver entrada

Festival de Sitges 2019: «The Lodge», madre intrusa

Hace cinco años una película de origen austriaco titulada Goodnight Mommy sorprendía a crítica y público por su acercamiento atrevido a desmitificar y profanar la relación maternofilial. Dos niños gemelos…
Ver entrada